«Lobatos», «rangers» y «pioneros», entre otros, «tomarán» este sábado el Parque de los Príncipes. Treinta años se cumplen desde que se fundara aquel 1 de octubre de 1983 el Grupo Scout VIII Triana-Los Remedios y qué mejor manera para celebrar el aniversario que reunirse en este pulmón verde de la ciudad. La fiesta del escultismo en un entorno de naturaleza que congregará a centenares de personas para disfrutar de una jornada inolvidable.

La cita, abierta a todos los públicos, comienza a las 12.00 horas, aunque los miembros del grupo asistirán previamente a una eucaristía en la Parroquia de Los Remedios. Después, tanto jóvenes como mayores tendrán 12 horas por delante cargadas de numerosas actividades: talleres, juegos para niños, pintacaras, espectáculos de magia, conciertos y un ambigú.

Tres décadas han pasado ya desde que naciera este grupo perteneciente a Scouts de Sevilla M.S.C., a la Federación de Scouts Católicos de Andalucía y al Movimiento Scout Católico. «Nos reunimos cada sábado por la tarde en la Parroquia de Nuestra Señora de Los Remedios, y realizamos acampadas cada trimestre, un campamento de navidad y otro de verano», explica Andrés, monitor y miembro a la jefatura de la agrupación. Según apuntan, estos monitores voluntarios tienen la «gran tarea de educar a jóvenes para que lleguen a ser personas que trabajen por un mundo mejor, en términos de respeto, igualdad, justicia y derechos».

Así, las ramas educativas se dividen en «lobatos» que son chicos y chicas de 8 a 11 años; «rangers» de 12 a 14 años; «pioneros» de 14 a 16 años; «rutas» de 17 a 19 años y «responsables» que son adultos y jóvenes mayores de 18 años. «Actualmente lo componen en total unos 55 niños y 12 monitores, ya incluso hemos puesto lista de espera porque si participan muchos la labor educativa no es tan efectiva», apunta Andrés. Un lugar de «encuentro, diversión y de trabajo de chicos y chicas responsables que tienen como objetivo básico educarse y educar en el estilo scout».

Un estilo que fundó Baden Powell y que ahora siguen miles de jóvenes en diversos puntos del país y más allá de nuestras fronteras. «Su mensaje fue: tratad de dejad este mundo en mejores condiciones que como lo encontrasteis. Y esta afirmación recoge nuestra manera activa de ser ciudadanos de las distintas comunidades locales, nacionales e internacionales a las que pertenecemos, mostrando nuestro compromiso con la sociedad y poniendo de manifiesto el espíritu de servicio que todo scout desarrolla a lo largo de su vida. Además, somos un movimiento de iglesia viviendo el evangelio mediante el método scout», concretan.