El 30 de enero se celebra el Día de la paz y la no violencia y el colegio San José SS.CC. del barrio de Los Remedios ha querido aportar su granito de arena. De este modo, más de 700 alumnos de primaria han abandonado por unas horas sus aulas para conmemorar una fecha que recuerda el valor de la educación como garante de la tolerancia, la solidaridad y el respeto a los derechos humanos.

«Nuestro colegio, además de por sentido humanitario, también por sentido religioso se une a esta celebración por la paz, que es un don de Dios para toda la sociedad. Durante estos días hemos reflexionado sobre lo que significa la paz para nosotros y cómo la queremos vivir en nuestros hogares, en nuestra familia, con nuestros amigos», explica el director general de los Padres Blancos, Pedro Gordillo.

El acto que ha consistido en una marcha por las calles de Los Remedios, ha incluido poesías, canciones, la presentación de eslóganes y frases por la paz, y la lectura de un manifiesto donde los alumnos del centro han querido recordar la importancia del trato correcto y el respeto a las personas más cercanas, «esas personas que cada día comparten con nosotros algo más que un espacio en clase».

«Es un acto en el que participa toda la comunidad educativa, porque además de la implicación de todos los alumnos y profesores, es un acto abierto para los padres y muchos acuden a verlo. Llevamos una semana con los preparativos», añade el director.

Por último, de manera simbólica se han puesto en libertad una decena de palomas blancas y se han soltado al cielo un centenar de globos de helio que contenían mensajes de paz para repartir por el mundo. «Queremos que este mensaje de paz llegue hasta el último rincón de nuestro barrio».