La Clínica Serres, en colaboración con la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL), abre hoy martes 4 de diciembre sus puertas hasta las 18.00 horas para realizar una campaña de prevención del cáncer de piel. Bajo el lema «Sal de dudas», el objetivo es atender, de manera gratuita, a todas las personas que tengan manchas o lunares y deseen contar con un diagnóstico por parte de un experto dermatólogo. «Pensamos que en la sanidad, con los problemas que tienen de saturación y la falta de recursos, se produce una masificación en las consultas y un largo tiempo de espera, y esto es una forma de ayudar a las personas que quieran resolver sus dudas sobre lesiones cutáneas», explica el cirujano José Serres, director de la Clínica Serres y presidente de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL).

Una campaña de gran utilidad para la problación, máxime hoy día cuando más abundan este tipo de enfermedades. «La población no está concienciada de que el agujero de la capa de ozono es grande y estamos recibiendo rayos ultravioletas, con lo que puede convertirse en una agresión y derivar en cáncer de piel. Es interesante hacer este tipo de campaña relativa a la medicina preventiva, que es la medicina del futuro», expone Joaquín Calap, catedrático de Dermatología. De esta forma, intentan dar a la población los medios necesarios para evitar el cáncer de piel. «El melanoma es el tumor más maligno que aparece en la piel y, si no se diagnostica pronto tiene muy mal pronóstico», apunta Calap. Así, en el caso de que un lunar cambie de tamaño, forma, color o textura, es conveniente acudir al médico. Según declara Calap, «si aumenta de tamaño rápidamente, es más oscuro de lo que es habitualmente, pica, duele o sangra, en algunos de esos casos significa que es maligno y habría que acudir al médico para su extirpación».

Según comenta el catedrático de Dermatología, existen dos fases de exploración: la anamnesis, que consiste en un interrogatorio para conocer los antecedentes personales, familiares, de tratamientos, etc, y la exploración, ver la lesión concreta del enfermo, observar y fotografiar, y ver si hay que extirpar para evitar que se convierta en melanoma. «Se envía la muestra a anatomía patológica para confirmar qué lesión es y si requiere cirugía, extirpación o láser y que el centro de referencia lo trate adecuadamente», explica José Serres. Hasta las 18 horas, quienes lo deseen pueden aprovechar esta oportunidad y recibir un diagnóstico personalizado. Acude a la Clínica Serres y «sal de dudas».