A la Feria, se puede llegar de muchas formas, pero sin duda, la más original podría ser sobre el agua. ¿Se imaginan una caseta de Feria sobre el río Guadalquivir? Pues la estampa podrá verse a partir de hoy martes y durante toda la semana. El barco de Ron Legendario surcará el río cada día para acercar a los sevillanos y visitantes al Real de la Feria de forma gratuita desde los apeaderos de la Torre del Oro hasta el muelle de Las Delicias y viceversa. Para ello, han convertido el barco en una auténtica caseta de Feria «flotante». Aquí no faltan los farolillos, los catavinos, los trajes de flamenca, las sevillanas y el agradable viaje será también regado por una copita del ya clásico Remojito, bebida compuesta de Ron Legendario y Seven Up que también se ofrece sin coste alguno.

«Esta idea surge en el año 2010 ya que nos parecía que el barco sería una opción más original que una caseta, y podría llegar a más gente. De esta forma, nos ponemos al servicio de los ciudadaAmbiente en el barco de Ron Legendarionos para llevarlos a la Feria de manera diferente y novedosa. Y como en la Feria no se puede hacer publicidad, esto es una vuelta más de tuerca a cualquier cosa que quieras hacer en Feria», explica Raquel García, responsable de comunicación de la agencia de eventos, comunicación y publicidad Mr Brand. Desde las 15 horas hasta las 22 horas aproximadamente y de forma ininterrumpida, el barco de Ron Legendario efectuará trayectos continuos de ida y vuelta al Real hasta el próximo sábado 20 de abril. «Muchos usuarios van a los Toros y después vuelven a subir al barco cuando termina la corrida para volver al Real», apunta García. Una acción cargada de ilusión y alegría que permite disfrutar de unas maravillosas vistas y del ambiente más feriante a bordo de esta caseta «flotante».

«Se llena siempre. La aceptación entre el público ha sido muy buena. Ha llegado a mucha gente y a medida que avanza la semana se corre la voz y más gente se sube para realizar el trayecto. El último día la afluencia es tremenda», sostiene la responsable de comunicación. Aquí, como en el Real, no cabe un alfiler. Pero a diferencia de estar sobre el albero, en esta ocasión, sobre el río, con la imagen de la Torre del Oro y la Giralda al fondo, y disfrutando de un paseo «legendario».