El barrio de Los Remedios ofrece sabores para todos los gustos y, además, para todos los bolsillos. Su oferta gastronómica demuestra como en apenas unos metros de distancia, se concentran sabores tradicionales, exóticos e internacionales que hacen las delicias de los paladares más exquisitos. Deliciosos bocados, explosiones de sabor y olor que cada vez ganan más adeptos en esta zona de la ciudad. Y para muestra, una heterogénea selección que desvela algunos de esos manjares cada vez menos ocultos a este lado del río.

-Restaurante Japonés Samurai. Lo mejor de la cocina japonesa, a caballo entre Triana y Los Remedios, en la calle Salado número 6. Es el templo de la gastronomía del país del sol naciente y con una excelente relación calidad-precio. Abierto cada día de la semana, ofrece además de los típicos platos en la carta, menús a precios económicos. Sin duda, los grandes protagonistas son el sushi -lonchas de pescado crudo sobre bolitas de arroz- y el sashimi -lonchas de pescado crudo-, principalmente de atún y salmón. Un pescado que conserva todo su sabor y frescura original. Además cuenta con una gran variedad de platos -también cocinados- como los famosos fideos asados denominados Yakisoba o la tempura de verduras y langostinos. Un auténtica experiencia que traslada al comensal al país nipón.

Una ruta de mil sabores por Los Remedios-Parrilla Argentina Atahualpa. Y desde Japón a la Argentina. A pocos metros, en la calle Salado 9, se encuentra el lugar perfecto para los más carnívoros. Una gastronomía basada en la carne de primera calidad que siempre tiene éxito. Regentada por una familia argentina desde hace casi tres décadas, su carta nunca defrauda. Deliciosos entrantes como la morcilla de cebolla, el chorizo criollo o unas finas mollejas. Y cortes novedosos de la carne como la entraña, una carne roja y jugosa con una piel tostada y crujiente, o el bife de chorizo -conocido aquí como entrecot-, todo ello en una parrilla que va a la mesa, troceado, para que el cliente lo cocine a su gusto. Los postres caseros, como la tarta de queso, son exquisitos.

-Ostrería La Mar. En la calle Génova 1, junto a la Plaza de Cuba, la Ostrería La Mar -Mariscos Emilio- ofrece exquisitos productos de la mar, como ostras y todo tipo de mariscos. Tiene zona de restaurante y tapas, con gran variedad de género en su carta como ortiguillas, pulpo a la gallega, ensaladilla, taquitos de salmón o unas deliciosas coquinas.

-Mercado La Provenzal. Para quienes el bolsilla aprieta, ésta es una buena opción. Aquí las cervezas y tapas son «low cost». Por tan sólo 40 céntimos, en Mercado La Provenzal te sirven una caña bien fría para disfrutar en un ambiente agradable y acompañada por tapas frías o calientes por tan sólo 90 céntimos. La crisis ya no es impedimento para el bolsillo en lo que al ocio se refiere. En este establecimiento, ubicado en la calle Virgen de Luján número 22, donde se hallaba la antigua Cafetería Ochoa, los precios son fijos y se mantienen cada día.

-Consolación. Más conocido como el «Consola», en la calle Virgen de Consolación 15, tiene una gran variedad de tapas y platos para todos los gustos, aunque su plato estrella son los caracoles. Es entonces cuando no cabe un alfiler y la demanda de esa exquisita tapa primaveral-veraniega hace que cueste encontrar un hueco en la barra o en cualquiera de sus mesas.

-El Salón del Cafetín. Ubicado en la calle Virgen de Regla 18, este moderno y confortable local cuenta con una amplia carta que ofrece una variada gastronomía. Desde cocina japonesa hasta platos novedosos con toques innovadores y una presentación que hace degustar cada tapa tan solo con la mirada. Los rollitos vietnamitas rellenos de verduras y carne picada, el arroz cremoso con foie y queso de cabra o un original huevo frito envuelto en una pasta de brie son tan sólo una muestra de lo que ofrece este agradable local.