La medicina y el distrito Macarena están vinculados desde tiempos inmemoriales. El Hospital de las Cinco Llagas, el Victoria Eugenia de la Cruz Roja y el actual Macarena suponen un nexo que queda patente también en el nomenclátor del barrio, donde se encuentran numerosas calles dedicadas a profesionales de la medicina, no sólo doctores contemporáneos sino también algunos de tiempos remotos. Entre ellos destaca el padre de la cirugía moderna, Abulcasis.

AbucaisSu calle se sitúa en el entorno de las Facultades de Medicina, Odontología y Podología. El influjo de la cultura árabe dejó en Al-Andalus los conocimientos de Abu I-Qasim Jalaf ibn al-Abbas al-Zahrawi más conocido como Abulcasis, médico y científico andalusí fue considerado como el padre de la cirugía moderna. Considerado andaluz universal, atrajo alumnos y pacientes desde los más lejanos confines, falleció en el año 1030.

Su mayor contribución a la medicina es el «Kitab al-Tasrif», una enciclopedia de treinta volúmenes de prácticas médicas. Sus invenciones en el ámbito de la cirugía, con procedimientos quirúrgicos e instrumentos, han tenido un enorme impacto hasta bien entrada la época moderna, donde algunos de sus descubrimientos se siguen aplicando en la medicina actual. Sus textos, donde combina las enseñanzas clásicas greco-latinas, con los conocimientos de la ciencia del Próximo Oriente, fueron la base de los procedimientos quirúrgicos europeos hasta el renacimiento.

En esta obra tres de sus volúmenes, se ofrecen un gran número de esquemas de más de doscientos instrumentos quirúrgicos, muchos de ellos desarrollados por él mismo. Da también una detallada descripción de sus intervenciones quirúrgicas y de sus tratamientos, incluida la cauterización, rotura de piedras de la vejiga -que supone una anticipación de casi diez siglos a la reciente litotricia-, cirugía del ojo, del oído y de la garganta, y un largo etcétera.

Libro de AbucaisAbulcasis fue el primero en emplear hilo de seda para la saturación de las heridas, así como el primer médico que ofreció una completa descripción de la sintomatología y características de la hemofilia. Como experto cirujano maxilar estudió la alineación de los dientes y la forma de corregir los defectos de estos, así como el implante de huesos de animales para restituir piezas perdidas.

Como médico prescribía el uso de diuréticos, purgantes, baños calientes y empleaba habitualmente la fitoterapia, tratamientos basados en las plantas. Cita en sus recetas, entre otros, el hinojo, la ruda, el malvavisco, el azafrán o la cúrcuma. Sus dotes y conocimientos como dietista son destacados por los expertos. En el capítulo dedicado a la dietética medicinal, detalla la importancia de cada alimento en  relación con su diferente naturaleza.