El Hospital Virgen Macarena acoge hasta el próximo domingo en el hall de la puerta principal, la exposición de una veintena de lienzos pintados por personas que padecen una enfermedad mental grave y que son tratadas en algunos de los dispositivos asistenciales y sociales de Sevilla.

Titulada «Experiencia de integración cultural de Ida y Vuelta», se trata de una exposición organizada por los monitores de las Unidades de Salud Mental de los tres hospitales de la capital y de la Fundación Pública Andaluza para la integración social de personas con enfermedad mental (Faisem).

La muestra, inaugurada en el Hospital Virgen del Rocío, se encuentra de forma itinerante en los centros hospitalarios Virgen Macarena y Virgen del Valme, según ha informado la Junta de Andalucía.

La actividad surge de un convenio de colaboración firmado entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS), el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) y Faisem, para el desarrollo de actividades culturales dirigidas a usuarios de los servicios de salud mental.

Las primeras experiencias de integración cultural de personas con trastornos mentales datan de 2005, cuando a propuesta del CAAC se pusieron en marcha algunos proyectos en la línea de los realizados en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) y el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

Asimismo, la Junta ha recordado este primer periodo sirvió para valorar la necesidad de una mayor formalización que garantizara el desarrollo y continuidad de la actividad, propuesta que fue apoyada por las instituciones y los profesionales implicados. Así, en 2008 se firma un Convenio de Colaboración entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS), el CAAC y la Faisem.

Desde los inicios, esta experiencia ha pretendido, entre otras motivaciones, que las personas que padecen un problema de salud mental potencien su capacidad de pensar y reflexionar sobre las obras expuestas en sala.

También, esta actividad pretende ser un espacio para el desarrollo de la propia creatividad a través de talleres que facilitan la expresión personal, utilizando diferentes lenguajes artísticos y materiales, teniendo siempre presente las verdaderas necesidades y capacidades de cada grupo, y centrando la atención en el proceso, no en el resultado final. Desde entonces, se han realizado 22 talleres y seminarios conjuntos.