El cura, la zahorí, el señorito, la criada, la hija y la cateta… éstos son los personajes a los que los seis actores de la compañía de teatro Aloha dieron vida el pasado sábado en el teatro Virgen de los Reyes. El humor más sarcástico y socarrón arrancó las carcajadas de los allí presentes, más de 300 vecinos y vecinas abarrotaron el teatro disfrutando de una selección de sainetes con las historias más típicas de nuestra tierra.

La representación consistió en cuatro sainetes y un monólogo. En el primero de los sainetes El agua milagrosa, un sacerdote describe como tenía una huerta con una fuente de la que emanaba «agua milagrosa» y cualquier mujer que tomaba el agua se quedaba en estado. El segundo sainete, dedicado a los hombres y titulado Cuando una mujer quiere reñir, riñe, el tercero Carta a Juan Soldado.

Para finalizar, un monólogo dedicado a las madres bajo el epígrafe Madre no hay más que una, entremés de humor jocoso en la que una hija va a recibir el título a la mejor hija del barrio, fragmento del humor irónico con una burla disimulada, entonación y lenguaje corporal con sorna.

La delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón, asistió a esta representación y comprobó como los vecinos y vecinas abarrotaban el Teatro Virgen de los Reyes un día más, bajo una acertada apuesta cultural que continúa atrayendo a mucho público en cada función.
Las próximas actuaciones que se prevén en estas fechas próximas a la Navidad serán las representaciones teatrales dedicadas a los niños, dándoles la opción a los más pequeños que disfruten de una propuesta cultural adaptada.