El taller de francés se estrena en la Escuela Oficial de Idiomas. Este miércoles ha dado comienzo el taller de francés en el aula 103 de la primera planta de la EOI, para los alumnos de francés es el primer año que dan las clases en un lugar muy propicio para los idiomas y donde todos muestran sus interés por continuar ampliando sus conocimientos.

En la presentación, la propuesta de Rocío, la profesora, ha sido realizar una toma de contacto con el idioma a través de una prueba de nivel, ha explicado cómo se desarrollarán las clases con ejercicios de gramática, vocabulario, comprensión de textos, conversación, pronunciación, ‘des écoutes’. Sentados en forma de ‘U’ escuchan atentamente las explicaciones de Rocío y describen sus inquietudes y causas por las que se han decidido a estudiar francés.

Comienzan las presentaciones, Lola es profesora y decclara «sé inglés, me defiendo en alemán, pero el francés no lo he tocado nunca, en los bilingüe se trabajan los dos idiomas inglés y francés y he decidido aprender francés porque lo necesito, la gramática la estudio y la llevo bien pero la pronunciación es mucho más complicada, no lo puedo hacer sola, me conviene este horario de mañana porque trabajo por la tarde y tengo conocidos que me han dado buenas referencias de los talleres de idiomas que imparte el Distrito Macarena».

Noemí explica que «he recibido clases de francés e inglés pero he querido ampliar el currículum y mis conocimientos en este idioma». Elena añade «estudié francés hace muchos años y no me acuerdo de prácticamente nada con esta clases quiero retomar mí formación». Miguel Ángel, llega sin tener conocimientos de francés, le gustaría ampliar el campo estudiando otro idioma. Con sinceridad, Nati, explica que hace 30 y tantos años que estudió francés y no se acuerda de nada, aunque sí explica que tiene conocimientos en italiano, dificultad que plantea al poder confundir italiano y francés. Dolores, tenía nociones de francés, «al casarme me dediqué a mi casa y ahora que tengo tiempo quiero retomar el idioma y continuar aprendiendo, espero que me aporte en la misma proporción que con la ilusión que he comenzado».

Isabel, «he vivido en Estados Unidos y de francés nada de nada, ahora estoy desempleada y me he decidido y he dicho por qué no a aprender otro idioma y aquí estamos…ríe». Ana María, es veterinaria y quería hacer un máster en Francia, «esta es mi primera toma de contacto y dependiendo de lo que avance o no, me lo tomaré más o menos en serio».  Jorge cuenta  «he trabajado mucho por Francia y cabe la posibilidad de que vuelva algún día y no me gustaría olvidar mis conocimientos».

«Mi nombre es Erika, mi hermana y mi sobrino se van la semana que viene a vivir a Suiza y me gustaría aprender para poder hablar con ellos y por qué no aprender un idioma nuevo para mí», dice la alumna ilusionada.

Rocío muestra su satisfacción con los alumnos y con el lugar donde imparte la clase de francés, «dar la clase en la escuela de idiomas ha supuesto un avance ya que es un sitio ideal, disponemos de recursos muy apropiados, equipo de música que en este caso para la pronunciación y comprensión es fundamental, televisor para reproducir DVD. Este espacio, gracias a los recursos que ofrece facilita mucho el desarrollo de las clases».