Juan Gabriel Pelegrina Fernández, monitor del taller de fotografía callejera, a sus 26 años tiene una amplia formación académica y experiencia laboral. La clase de hoy ha consistido en una visita guiada a la exposición fotográfica y de vídeo que acoge el Centro de Arte Contemporáneo «Las dos orillas de Agnés Vardá», con esta exposición, «aprovechamos el espacio desde el punto de vista fotográfico, es fantástico, hay muchos recursos zonas interiores y exteriores muy bellas dignas de una buena instantánea, el fotógrafo aprende a mirar desde otra perspectiva cualquier elemento que encuentra».

Se trata de un centro de arte que trae periódicamente fotografías para que los alumnos sepan que existe y vuelvan a interesarse por los temas artísticos. Con estos ejercicios buscamos siempre captar y reflejar la esencia de cada momento a través de la imagen. Es bueno desarrollar una actitud curiosa frente a una imagen ya que puede tener muchos significados diferentes.

Nos comenta Juan Gabriel, «cuando salimos a hacer fotos, el nivel de formación es común, hay personas que todavía están afianzando conceptos de otras clases, pero también hay alumnos que repiten». Como su nombre indica, Fotografía Callejera, los alumnos proponen las visitas, se suelen hacer salidas a espacios abiertos como esta de la Cartuja. Otras de las visitas que se han hecho en las horas que lleva el curso son, la calle Sierpes, el Barrio de Santa Cruz, el Parque de Miraflores, Los Carteros, San Bernardo.

En el método pedagógico que sigue, explica Juan Gabriel «siempre tiene que haber una parte teórica, los conocimientos básicos son fundamentales, pero siempre intento que las clases sean participativas y prácticas, los alumnos hacen las fotografías del tema elegido y luego se exponen, a continuación, hablamos todos los compañeros y opinamos sobre las fotos que ha hecho cada uno, una visión crítica siempre ayuda a valorar el material».

Es fundamental salir a la calle y encontrarse con situaciones diversas para resolver posibles dificultades que no se dan en otras circunstancias, como puede ser la iluminación, en esta escena es donde verdaderamente puede aprender y dar sentido a la importancia de una foto correctamente iluminada en función de un día soleado o nublado o de la adecuación de los parámetros técnicos que haya usado para tomar la fotografía. Las clases son muy pragmáticas, salir asiduamente proporciona al alumno un punto de vista que no lo ofrece un lugar cerrado.