El teatro Virgen de los Reyes abrió sus puertas para acoger la obra de lo Álvarez Quintero. De esta manera han sido dos jornadas en las que el público ha disfrutado con la puesta en escena de la compañía Al-Alba Teatro. Los sainetes escogidos, «Sangre gorda», «noviazgo», «Boda y divorcio», «Currillo tijera», «El broche», «Cantares»… tanguillos y poemas.

Durante dos días consecutivos el distrito Macarena a través del ICAS y el Ayuntamiento de Sevilla ha ofrecido lo mejor de este género de comedia con la famosa y reconocida obra de los hermanos Álvarez Quintero, siempre con la satisfacción de hacer llegar a todos los públicos la cercanía del teatro de nuestra tierra.

Con la buena acogida mediante la selección de estos «entremeses», se demuestra que el teatro de los Quintero sigue estando de moda como registro clásico, a través del género chico, popularmente conocido como «Sainete». Caracterizado por su ambientación contemporánea, costumbres auténticas. Por lo tanto, serán los hermanos Álvarez Quintero quienes doten a la comedia de un nuevo aire, llegando a su máximo esplendor en la escena de este periodo tan particular del siglo XIX al XX.

Cuando el sainete se mantenía en una línea muy tradicional y española, los hermanos Álvarez Quintero supieron darle un acento nuevo con su característica destreza verbal, lograda con magnífico acierto, la construcción escénica se hace ágil y segura, sus recursos literarios son un viento fresco de hipérboles, imágenes y agudezas verbales.

Hoy los espectadores corroboran su éxito que llega a todos los públicos. Buscando una claridad de diálogos, aportando sencillez y destacando este tipo de teatro popular que se identifica con la «ironía sin resentimiento y la sonrisa sin amargura. Un proceso de creación en el que estudiaban con hondura y cariño a sus personajes». Un fragmento de «Sangre Gorda», detalla aquel doble sentido en sus descripciones, «la que quiera como yo, sepa que yo le deseo un novio de lo mejó: torpe o listo, guapo o feo, ¡pero sangre gorda no!».