La fábula en una herramienta ideal para incentivar la lectura en los niños, desde muy pequeños, están inmersos en un mundo visual de dibujos animados y de breves mensajes lingüísticos. De este modo, la fábula guía a los futuros lectores por el largo camino de la lectura. Según la RAE, «fábula se define como un breve relato ficticio, en prosa o verso, con intención didáctica, frecuentemente manifestada en una moraleja final, y en el que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados».

Es sorprendente la actualidad que tienen las fábulas antiquísimas de Esopo. Utilizar las fábulas como medio de enseñanza didáctica es una práctica usual en casi todas las culturas. Se cree que los pioneros fueron los pueblos orientales y siglos después florecieron en Grecia y Roma. Más tarde, se extendió hasta universalizarse.

Desde el ICAS y a través del distrito Macarena niños y mayores han disfrutado y aprendido con moralejas muy educativas. El mundo de los animales ha animado el teatro Virgen de los Reyes. Personajes de la fauna animal como el león, la tortuga, la liebre y el ratón han enseñado a los más pequeños el valor de la amistad, el respeto, la solidaridad y mucho más.  El uso de animales y objetos humanizados como personajes participantes, le da un tono alegórico a la historia.

La fábula se circunscribe directamente a la interrelación entre los seres humanos dentro de una sociedad, esta característica hace que la fábula sea siempre actual por los valores universales y atemporales que transmite.

Esos cuentos tan antiguos pero siempre actuales, historias que todos conocemos y que a través de un nuevo lenguaje han acercado a «la gallina de los huevos de oro», «el león y el ratón, y la tortuga y la liebre». Los tres personajes que presentan esta historia, pulgar, Chanán y Ding-Dong han aprendido de estas historias.

Estas historias fabulosas parten de una interpretación libre, en clave de humor, de textos del siglo VI extraídos de la obra «fábulas completas» de Esopo. En esta revisión, creada para el público familiar, se han tomado como punto de partida los textos «la gallina de los huevos de oro», «el león y el ratón y la tortuga y la liebre», que a través de momentos mágicos, musicales, con una puesta en escena colorista y cuidada, han transmitido esas viejas enseñanzas que no han sufrido el desgaste del tiempo. Esas mismas moralejas que mil quinientos años después de ser escritas aún siguen teniendo vigencia.