Bajo el lema «Ellas en forma», este gimnasio comienza su andadura en León XIII en la calle Florencio Quintero como alternativa a los gimnasios femeninos que se han ido estableciendo en esta modalidad. La iniciativa surgió a través de Carolina y Natalia, dos socias que comenzaron con un concepto renovado del ya existente gimnasio femenino adaptándolo realmente a las necesidades de cada mujer.

El equipo humano está formado por Leonor, Carolina, su hermana Natalia y Encarni, y las clases que imparten son: zumba, baile, cardio, step, musculación, entrenamiento personalizado, defensa personal, pilates, G.A.P.C para glúteos, abdomen, piernas y caderas, spinning y masajes. Son tres las salas en las que se realizan estas actividades, la sala de musculación «que vamos a ampliar dentro de poco», la de cardio, baile y masajes.

Ellas: todo lo que necesitas para ponerte en formaCon estos ejercicios puedes trabajar todas las partes del cuerpo. El entrenamiento se basa en un seguimiento personalizado, haciendo hincapié en las zonas donde el cuerpo femenino acumula más grasas como son los glúteos, tríceps, abdominales y pesas, esto último es lo mejor que hay para tonificar. «Se trata de un gimnasio de mujeres pero con ejercicios mejor adaptados», aseguran. El entrenamiento que oferta otros gimnasios de mujeres, son ejercicios de 20 minutos, «sin clases colectivas ni pesas, se basa en máquinas hidráulicas, estas son doble positiva, esto significa que el músculo no realiza contracción alguna con lo que no se adquiere tono muscular, este tipo de entrenamiento no sirve porque el músculo no se tonifica y el ejercicio se estanca», explica Carolina.

El cliente que va al gimnasio se encuentra a gusto porque el tratamiento es personalizado, entrenamiento adaptado a sus necesidades y atención al cliente individualizada. Se caracteriza por disponer del tiempo que necesites en el gimnasio con un entrenamiento basado en la combinación de actividades diversas como es cardio, musculación y pilates entre otras. En base a la edad y su forma física, se adapta el entrenamiento, al principio se realiza con todas las máquinas, con un músculo diario y después en clases colectivas.

Otro de los programas es el seguimiento personalizado de pérdida de peso, estudian los parámetros físicos, se da al cliente un asesoramiento de un nutricionista utilizando una dieta personalizada. Los beneficios que aporta este programa una vez conseguido los resultados es «el aumento de la autoestima, aprender a alimentarte, tener conocimientos sobre entrenamiento y hacer amistades, desde el primer mes ya se ven los resultados. En el sacrificio está el beneficio», dice Carolina. Los meses fuertes en el gimnasio son septiembre, enero, marzo, abril y mayo, en estos meses ya se preparan para lo que llamamos operación bikini.