El Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla, después de que su consejo de gobierno declarase la «caducidad» de la concesión administrativa de la que gozaba la sociedad Atlántico Sur 2008, para gestionar y explotar el centro deportivo Virgen de los Reyes y su piscina cubierta, ha recepcionado ya las instalaciones y prevé realizar una «valoración» del estado de las mismas para resolver el destino del centro, cerrado desde el pasado mes de agosto por deficiencias de seguridad e higiénico sanitarias.

   El acuerdo del consejo de gobierno del IMD, recogido por Europa Press, recuerda el cierre cautelar ordenado sobre las instalaciones a mediados del pasado mes de agosto, el día 22 en concreto, como consecuencia de las citadas deficiencias en materia de seguridad e higiene, entre otros aspectos. En ese sentido, el documento señala que dado que la empresa no ha «corregido» tales deficiencias, se acordaba mantener el cierre cautelar de las instalaciones por motivos de seguridad.

En paralelo, y dado que Atlántico Sur 2008 no se habría opuesto al expediente de caducidad incoado por el IMD sobre la concesión administrativa que ostentaba esta empresa para gestionar estas instalaciones municipales, el consejo de gobierno del IMD declaraba ya la «caducidad» de la misma, habilitando un plazo que acababa el 7 de octubre, para que la empresa desalojase sus pertenencias del recinto. La concesión como tal, no obstante, expiraba el 10 de octubre, toda vez que fuentes del IMD han informado a Europa Press de que, en efecto, la institución se ha hecho cargo ya de las instalaciones y procede ahora a «valorar» su estado.

Un poco de historia

Fue en 1999 cuando el consejo de gobierno del IMD adjudicó a ‘Surpool Servicios Acuáticos Integrales’ la concesión administrativa relativa a la gestión integral y explotación completa de la piscina cubierta Virgen de los Reyes. La concesión contemplaba un periodo de cinco años ampliable a 20 años. Pero a partir de marzo de 2001, ‘Surpool’ habría dejado de atender sus obligaciones frente a la Seguridad Social, ocasionando que el propio Instituto Municipal de Deportes hiciese frente a una deuda de 500.221,75 euros por este extremo como «responsable solidario» del impago.

‘Surpool’, además, habría omitido el pago del canon implícito en la concesión administrativa y gracias al cual la Administración local esperaba recibir un retorno económico como contraprestación por haber cedido a esta empresa privada la gestión y explotación de este recinto deportivo público. En concreto, ‘Surpool’ adeudaría unos 138.802,97 al Instituto Municipal de Deportes por el impago de este canon. Las deudas de la empresa con la Seguridad Social, de cualquier modo, motivaron el embargo de la concesión administrativa, subastada en abril de 2011 por la Agencia Tributaria en favor de Atlántico Sur 2008, que tomó posesión del recinto deportivo al mes siguiente.

Ya en noviembre de 2012, el IMD y Atlántico Sur formalizaron la concesión administrativa adquirida por esta última empresa a cuenta de la mencionada subasta. Ambas partes conveniaron inicialmente la fecha del el 10 de octubre de 2014 para la extinción de la concesión administrativa, pero «con posibilidad de prórroga en los términos establecidos en los pliegos», que subordinaban cada año de prórroga a una inversión de 60.101 euros ejecutada por el concesionario en las instalaciones. Aunque Atlántico Sur solicitó un año de prórroga, el IMD acordó en abril de 2013 denegar tal petición.