El objetivo es acercar a los padres la actividad deportiva de los niños. Y para ello, esta tarde a partir de las 16.00 horas en la escuela deportiva Sagrado Corazón tendrá lugar una jornada de puertas abiertas, donde cada niño perteneciente a esta escuela deportiva municipal podrá asistir a la clase acompañado por su padre, su madre o algún familiar. «Normalmente, los padres llevan a los niños al entrenamiento y sólo miran, pero esta vez, se trata de hacerles partícipes también a ellos», explica Jesús Jiménez, uno de los monitores de la escuela deportiva municipal Colegio Sagrado Corazón.

Los padres y madres que deseen acompañar a sus hijos en esta jornada, será un jugador más. «Tendrá que ponerse a las órdenes del mismo entrenador, haciendo las mismas actividades que los niños dentro del entrenamiento. Siempre lo ven desde la banda, pero ahora van a estar dentro, harán ejercicios con ellos», apunta Jiménez. Sin duda, para los más pequeños no va a ser un día de entrenamiento habitual. «Probablemente, estén más pendientes de los familiares que del entrenamiento, pero la cuestión es que se diviertan y abrir la actividad a la familia», continúa el monitor.

Y los padres, para estar «a la altura», ya se están poniendo en forma. «Los familiares llevan dos semanas entrenando para poder aguantar el ritmo. Esta iniciativa ha sido acogida con simpatía, es algo nuevo, y los padres están deseando de que llegue esta tarde para ponerse la equipación», asegura. Así, desde las 16 hasta las 20 horas, los familiares se convertirán en alumnos por un día y podrán conocer de primera mano la realidad que se vive en el campo de futbito, en cada entrenamiento, cada semana, en la pista deportiva de la calle Abuyacub, frente a la sede del distrito Macarena.

Dos veces en semana, unos 70 alumnos de entre 5 y 12 años entrenan en diferentes categorías: prebenjamín, benjamín y alevín. Alumnos que proceden principalmente del Colegio Sagrado Corazón pero también de otros centros educativos de la zona. Un entrenamiento que se realiza al aire libre y que esta tarde tendrá también como protagonistas a los propios padres. Aunque no será la única actividad de este tipo, ya que, según comenta Jesús Jiménez, «nuestra idea es seguir involucrando a los padres en este deporte, por lo que realizaremos un torneo a finales de curso en el cual los equipos estarán integrados por familiares y niños». Así, podrán ser testigos y participantes al mismo tiempo y ver el futbito, también, desde dentro.