La delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón, junto con el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, han visitado las instalaciones del Colegio de Educación Especial Virgen Macarena. Se trata de un colegio público y centro específico, en el que se incorporan alumnos con todo tipo de necesidad específica en el que necesitan apoyo educativo asociado a discapacidad grave o permanente. Tanto la delegada como el alcalde estuvieron acompañados por la directora del centro y el jefe de estudio y logopeda, y visitaron las obras realizadas por el Distrito Macarena. Las actuaciones se han centrado en la superficie exterior del patio donde se concentran diariamente los alumnos. Se ha procedido al extendido y compactado de albero en este área, limpiando y adecentado la zona.

Rincón ha señalado que «seguimos trabajando por mejorar éste y otros centros. Estamos en permanente contacto con los directores de los centros y de los Ampas de los colegios pertenecientes al Distrito, para poder llevar a cabo más obras de mejoras, tanto en el Colegio de Educación Especial Virgen Macarena como en otros centros escolares del distrito».

Tanto el alcalde, como la delegada del Distrito Macarena, mostraron interés en dotar al centro de otras mejoras, como son las de colocación de un suelo de caucho para colocarlo en la zona de juegos infantiles. Además de ésta, otra de las peticiones ha sido, la reposición de pintura en diversas salas del centro. Según Evelia Rincón, «vamos a intentar atender con el presupuesto 2013 esta necesidad ya que la labor que se realiza con estos menores es encomiable».

La visita consistió en un recorrido extenso de todas las instalaciones del centro. Las salas más significativas, sirven para la estimulación de los sentidos así como el desarrollo psicomotriz de los alumnos. Uno de los espacios que destaca es la sala multisensorial, en la que los alumnos desarrollan percepciones táctiles, auditivas y visuales. El espacio de juego simbólico, en el que realizan actividades de la vida diaria, en esta sala se encuentra una reproducción de una cocina a tamaño real, utensilios de cocina y útiles para asear a muñecos, también máquinas de coser.

El colegio tiene también una sala de fisioterapia, en la que los alumnos junto con un monitor realizan actividades físicas y de rehabilitación. No podemos olvidar el cuarto de herramientas, en la que cada alumno cuenta con su caja de utensilios para poder realizar manualidades y creaciones artísticas.

Se trata de un espacio en el que no falta ni un detalle, de este modo, profesores y Ampa trabajan con el fin de crear un lugar en el que estos niños puedan desarrollarse como cualquier otro con las limitaciones que ya conocen, pero que no suponen un impedimento para seguir creciendo física e intelectualmente. El objetivo de los docentes que imparten clase es conseguir la felicidad entre estos niños y posibilitar una educación específica que dé respuestas a las necesidades de los pequeños, así como crear un lugar que llene las expectativas de padres y alumnos. Según la directora del centro, «la labor que realizamos se ve compensada con lo que obtenemos día a día al trabajar con estos niños».