La primera de las galas por la clausura de los talleres socioculturales del distrito Macarena dio comienzo con talleres para todos los gustos. El baile fue el protagonista en la tarde de ayer con baile urbanos para niños, flamenco y sevillanas, baile de salón, terapia a través del baile, flamenco nivel I y II.

Pero también gimnasia, flecos y corte y confección. Realizar un traje de flamenca es considerado como un trabajo de artesanía que lleva tiempo pero que en el taller de corte y confección de Gloria resulta muy fácil, como dice el refrán casi «como coser y cantar». Son muchas las alumnas que han hecho en el curso hasta 5 trajes de flamenca para toda la familia. «Se trata de uno de esos talleres que dan ejemplo, de esos en los que puedes aprender un oficio y sobre todo vestir a toda la familia», comenta Gloria. Buena muestra de ello son las alumnas que han desfilado junto a sus hijos pequeños con el traje de corto o el de flamenca.

El presentador dio paso a los alumnos de Jesús Vega con el taller de Flamenco y Sevillanas infantiles, que abanico en mano dejaron boquiabierto al público, «¡qué movimiento de volantes!, que desparpajo moviendo los brazos. No les falta un detalle», exclamaban. «Todo esfuerzo tiene su recompensa y eso se ha visto en el escenario», comenta Vega. Este conjunto de lunares ha unido a hermanas, primas y amigas en el escenario.

Al finalizar, las pequeñas le dieron un obsequio con globo incluido, «¡Voy a ser papá, será niño!», explicó. En sus manos, un gran canasto repleto de regalos, con el que recordará este día «con sus niñas», como él dice, «a las que ha enseñado el baile más nuestro, el de los palillos y peinetas, lunares y mantoncillos».

Los siguientes en salir, fueron los 19 alumnos de Teatro, baile y psicomotricidad, que demostraron el éxito de este nuevo taller de 72 horas de duración. El objetivo, arrancar una sonrisa a estos pequeños que se han movido con desparpajo sobre el escenario, ataviados con vaqueros cortos propios de la estación que se aproxima y que parece haber llegado a nuestra ciudad. Eso sí, en el interior del teatro Virgen de los Reyes casi no se notaba el calor que recorre estos días las calles de Sevilla.

Las gorras daban ese aspecto informal y desenfadado, y la coreografía ha hecho vibrar las tablas del escenario, con una práctica de movimientos más o menos coordinados en las que la diversión y el compañerismo han jugado un papel muy importante.

A continuación, llegó el turno de los Flecos. Los beneficios de este taller traspasan lo artístico. Una alumna aseguraba tener las manos totalmente inmóviles, «sin fuerza», y tras el taller las abre y cierra con soltura. Como ésta, cientos de historias de personas que han superado su enfermedad gracias a estos talleres a lo largo de los años.

La tarde continuó con sorpresas, con vino incluido. El taller de flamenco de adultos de Jesús Vega brindó, bailó y cantó, con la intervención de la India, la madre de este reconocido bailaor. En apoyo al artista, una vez más animó al auditorio para que vivieran en primera persona el aprendizaje del baile flamenco y se apuntarán a este taller, en el escenario, las alumnas emocionadas, no dijeron adiós, sino hasta el próximo curso.

Una adaptación del sainete lírico de la «Verbena de la Paloma», con el boticario y las chulapas, y los celos mal reprimidos, fue la puesta en escena de los alumnos de Flora Pozo, acogida con gran asombro por los vecinos de la Macarena. Todo un espectáculo en el escenario, no faltó un detalle, desde la farola hasta la caseta de feria…

Este primer día de gala ha finalizado con el grupo de Carmen Ledesma, bailaora que cruza fronteras con su baile. Evelia Rincón, delegada del Distrito Macarena ha sido la encargada de destacar la figura de Carmen en el mundo del baile flamenco a nivel internacional.