La campaña de poda del arbolado urbano y recogida de naranjas amargas en el Distrito Macarena prosigue a buen ritmo durante estos días, como han podido comprobar los vecinos. Los operarios recorren la ciudad equipados con maquinaria apta para poda de gran altura y protecciones. Las actuaciones que se están registrando se hacen de manera paralela en diferentes calles de la zona y esta semana se está realizando en la calle Fray Isidoro de Sevilla, al mismo tiempo que la recogida de naranjas se está efectuando en las barriadas del Carmen, La Barzola y el Cerezo.

La delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón, ha señalado que «las podas de árboles vienen siendo una medida necesaria, en este sentido estoy satisfecha con el trabajo que se está realizando con el convencimiento de que tanto vecinos como comercios agradecen el trabajo que se está realizando».

Desde comienzos de esta campaña se está llevando a cabo una poda intensiva, se han incrementado las labores de mantenimiento, así como las actuaciones más rápidas y eficientes en esta materia y en zonas del distrito en las que hacía muchos años que no se podaba.

Con esta actuación de mantenimiento se evita que el ramaje moleste a los vecinos y entorpezca el paso por calzadas y carreteras, además de mejorar la iluminación de las calles que muchas veces pierde intensidad debido a que es tapada parcialmente por el ramaje. La poda de mantenimiento también es necesaria para eliminar los elementos como ramas secas, ramas que puedan tener riesgo de rotura, ramas que estorben el paso de personas o toquen cables o edificios, así como para aclarar la copa de ramaje excesivo.