La Junta Municipal del Distrito Macarena ha vivido una tarde «crispada» en la sesión plenaria de hoy miércoles. Los representantes de PSOE, de IU y de diversas entidades vecinales, han abandonado el pleno nada más comenzar quedando finalmente ocho personas de un total de veintidós miembros que componen la Junta. Una actuación que posteriormente la delegada del distrito Evelia Rincón ha calificado de «estrategia claramente premeditada que en nada contribuye al clima democrático».

La sesión comenzaba en torno a las 18.00 horas con una «reflexión» de Rincón a raíz de la «campaña de reproches» por parte del PSOE, ya que el portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, se quejaba hace unos días de la actitud de la delegada del Distrito Macarena. Espadas y los concejales Alberto Moriña y Adela Castaño mantuvieron hace unos días una reunión con representantes de asociaciones y colectivos vecinales del distrito Macarena aquejados del «trato discriminatorio y prepotente» que aseguraban, reciben por parte de Rincón. La reunión era consecuencia de la moción que el PSOE había llevado al Pleno para instar al Gobierno de Zoido a cumplir con sus compromisos con la Macarena.

Por todo ello, la delegada del distrito Macarena explicaba antes del comienzo de la Junta Municipal de hoy que había remitido una carta a Espadas «invitándole a que asistiera al mismo para que comprobara su desarrollo absolutamente democrático. Y amablemente ha respondido que tenía compromisos en el Senado, por lo que no ha podido asistir». Así, proseguía, «si alguien cree que yo le coacciono, que no dude en denunciarme. Siempre he dejado hablar en los plenos a todas las personas incluso ajenas al mismo».

A medida que avanzaba la tarde y se sucedían diferentes intervenciones y cruces de opiniones entre los diferentes grupos políticos, el ambiente se iba caldeando. El portavoz de Izquierda Unida Ismael Sánchez cuestionaba si, tal y como se aprobó en la sesión anterior, el distrito había puesto ya los mecanismos necesarios para la grabación de los plenos para que estén a disposición de los miembros de la Junta. «Estamos cansados de que la gran mayoría de las propuestas caigan en saco rato», apuntaba. Adela Castaño, miembro del grupo socialista, manifestaba entonces que «debido al incumplimiento por parte del distrito, precisamente por eso, se llevó la moción al pleno del Ayuntamiento». Y apenas pudo arrancar el pleno cuando Castaño espetó que «deberíamos abandonar el pleno, esto es una falta de respeto». A ella se sumaron el resto de miembros de su grupo político y poco a poco se unieron otros miembros de la Junta que entre reproches abandonaban la sala.

«En otras ocasiones en que ha sido otra la concejal socialista que ha asistido, esto nunca ha ocurrido, sino que la cordialidad y la lealtad institucional han prevalecido. Después del intercambio de cartas con Espadas se hace todavía más difícil de comprender la estrategia de Castaño, que ha acudido con la intención premeditada de «reventar» el Pleno», ha señalado la delegada del Distrito Macarena. Rincón ha hecho referencia al «extraño comportamiento de Castaño, que ha comparecido en el pleno acompañada por numerosos militantes socialistas e incluso miembros del gabinete de prensa del grupo municipal, algo absolutamente inusual y que evidencia su intención de crear polémica».

«Aquí venimos para otra cosa»

El abandono del pleno del Distrito Macarena por parte de los representantes de PSOE, IU y otras entidades que conforman la Junta Municipal ha dejado tan sólo a ocho miembros en la sesión plenaria: el grupo del Partido Popular y las asociaciones de El Cerezo, Jiménez Becerril y Hermandades, además de la presidencia. Por decisión unánime, finalmente no han votado las propuestas que hoy se presentaban en el pleno, curiosamente, una por parte del Grupo de IU y otra del PSOE.

«Aquí se viene para otra cosa. Somos personas que dedicamos nuestro tiempo sin retribución económica para venir aquí a debatir los problemas de los vecinos y del barrio, no para ver este espectáculo», manifestaba uno de los representantes vecinales. Al mismo tiempo, otro miembro aludía que «hay entidades que venimos a defender nuestro barrio. No se puede politizar de esta forma».

«Comprendo que debe ser frustrante el clima de diálogo y entendimiento que existe con los vecinos, pero ésta no es la mejor manera de hacer oposición, porque ya es la segunda vez que Castaño abandona un pleno. Así que si Espadas no la reprende tal vez se pueda pensar que su ausencia en el pleno también obedecía a una estrategia», sentenciaba la delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón.

«Por respeto y compañerismo», según explicaban los miembros que permanecieron en la sesión, no han debatido ninguna de las dos propuestas al no estar presentes los grupos que las han llevado al pleno, por lo que el debate ha quedado sobre la mesa.