Ya han finalizado las obras de eliminación de barreras arquitectónicas en la calle León XIII. El trabajo ha consistido en la colocación de un nuevo pavimento adaptado a las personas con movilidad reducida. De este modo, se posibilita el acceso a personas que por necesidad hacen uso de medios no físicos para su desplazamiento como pueden ser sillas de ruedas, bastón o andador.

Con esta medida se busca proporcionar la mejor comodidad a las personas con movilidad reducida así como adaptar las calles a muchas personas que cada día transitan por León XIII, una zona muy comercial. Los vecinos han agradecido esta actuación, ya que no tendrán que sortear obstáculos a su paso por esta calle.

El Ayuntamiento de Sevilla a través del Servicio de Conservación de Pavimentos de la Gerencia de Urbanismo y el Distrito Macarena ha dado respuesta a una «cuestión de vital importancia como es el mantenimiento de calles y plazas, mejorando de este modo las condiciones de habitabilidad que proporcionan al ciudadano mayor seguridad y comodidad en sus desplazamientos».