El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, y la concejala Eva Patricia Bueno han mantenido esta semana un encuentro con la asociación de vecinos de Retiro Obrero, en el barrio de Miraflores para analizar la marcha de la obra de sustitución de redes de abastecimiento y saneamiento que desarrolla Emasesa en la calle José Maluquer, un eje estructurante de la zona.

La obra se encuentra en un avanzado estado de ejecución con plazo de finalización a finales de octubre, por lo que ya se puede avanzar el estado final en el que quedará la calle, lo que supone un motivo de preocupación y enfado vecinal por «la reducción a la mitad y de forma innecesaria de la bolsa de aparcamientos de que aquí disponíamos los vecinos», como explica el presidente de la asociación, Basilio Moreno.

El proyecto, al que no han tenido acceso en ningún momento ni la asociación ni los residentes, ensancha aceras y cambia los aparcamientos en batería por línea, «una medida que desconocían los vecinos, que no ha sido reclamada, y sobre la que ni siquiera han podido opinar más que una vez que ven el resultado, aunque ya sea tarde para rectificar. Es la política de hechos consumados, del ordeno y mando, y del gobernar de espaldas a la gente» explica Espadas quien no concibe «que una obra buena y necesaria acabe resultando perjudicial para los vecinos porque ni el distrito, ni el Ayuntamiento, ni Emasesa se sienten con ellos a explicársela y a conocer las necesidades de quienes tendrán que convivir con el resultado día a día durante 20 años».

Espadas recoge además la queja vecinal por la falta de arbolado en todo el tramo de la reurbanización de la calle. «La nula sensibilidad de Zoido en materia medioambiental y de arbolado se deja notar en cada gesto, como venimos denunciando semanas atrás con talas injustificadas, falta de mantenimiento y podas agresivas a destiempo. También aquí donde ni los alcorques ni la dotación de árboles forman parte del proyecto. Es una oportunidad perdida para los vecinos de Retiro Obrero a los que se les castiga porque simplemente nadie pensó cuando redactó el documento en que sería bueno que tuvieran zonas de sombra», explica Espadas quien exige a Zoido «que revise el proyecto para incluir al menos algunos puntos de arbolado distribuidos por la calle».

Para el socialista, «a Zoido le ha pasado lo mismo en las obras de vía pública que en las de los colegios. La mala planificación, la falta de coordinación y de participación ciudadana con una fase de recogida de opinión obligatoria, marcan unos trabajos cuyo resultado acaba siendo muy deficiente y sin satisfacción vecinal, llegando incluso a incumplir con lo recogido en la ordenanza de accesibilidad universal, como hemos denunciado en varias calles», concluye.