El portavoz socialista, Juan Espadas, y la concejala Adela Castaño han realizado hoy un recorrido por el Polígono Norte en compañía de vecinos, de entidades y comerciantes para hacer balance de los tres años de mandato de Zoido y denunciar «las graves carencias de estos vecinos que conviven a diario con el desprecio que su Ayuntamiento les brinda con calles sucias, contenedores inaccesibles, plazas, calles y alcorques reventados en los que no se interviene pese a las denuncias vecinales y pese a las caídas de personas. En la Plaza de Andalucía, en la calle Hermano Pablo y en la calle José Bermejo y alrededores no es que se parara el reloj con la llegada de Zoido hace tres años, sino que la falta de atención municipal ha tenido traducción negativa inmediata en la vida de la gente».

Espadas y vecinos denuncian además que el Ayuntamiento ha desmantelado servicios municipales en el barrio para cerrarlos, extinguirlos o llevárselos a otros barrios, como ha ocurrido con el centro de formación o con el punto de información a la mujer. La descapitalización del barrio por parte del Ayuntamiento deja sin programas de empleo a los jóvenes, sin planteamiento alguno para incidir en el 80% de paro que acumula la zona y sin fortalecimiento de los servicios sociales que no dan abasto, como denuncian además asociaciones vecinales y entidades que se encargan de trabajar socialmente por el barrio como la asociación «La Primera», o con colectivos, con madres de alumnos, contra la exclusión, en refuerzo escolar etc. como la Asociación Rutas de Sevilla o el propio CEIP Blas Infante cuyo equipo tiene un plan de centro que busca tirar del barrio.

En el colegio denuncian que llevan un año con las obras del ascensor terminadas y sigue sin estar en funcionamiento. «No sólo no reciben ningún tipo de explicación por parte del Ayuntamiento o del distrito, sino que ahora se anuncian obras para este verano que nadie le ha explicado ni a la dirección ni al Ampa».

«La interlocución con el Gobierno local se ha roto ante la falta de respuestas. Ya nadie espera nada después de que las llamadas para acabar con la plaga de ratas, para pedir que se retiren coches abandonados o que haya más presencia policial, para que se limpie las calles con basura amontonada o para podar los árboles que entran por las ventanas, sean continuamente ignoradas», explica Espadas.

El portavoz socialista lamenta la «falsedad y el engaño que suponen los zafarranchos de Zoido que no conducen a nada” y propone para el siguiente mandato la ejecución de un plan de actuación integral con acciones constantes a lo largo de los cuatro años tanto a nivel urbano para la regeneración de plazas y espacios públicos, como mediante programación social y laboral, que incluya planes de apoyo a comercios de la zona y que incida en enfocar soluciones para las necesidades prioritarias de los vecinos». «Con la dignidad de estas personas no se puede jugar ni dejarles abandonados a su suerte. Hace falta un cambio radical y hacer de éste un barrio totalmente integrado en el resto de la ciudad. El Ayuntamiento debe volver a estar presente en el barrio».

Ante este testimonio, las declaraciones municipales, con Evelia Rincón como Delegada del Distrito Macarena, no se han hecho esperar.