El portavoz del Grupo Socialista, Juan Espadas, ha presentado este martes la moción que defenderá en el próximo Pleno para plantear una «profunda revisión» del funcionamiento del Ayuntamiento que afectará a las sesiones plenarias, a las comisiones delegadas, a las juntas de distrito y al tratamiento de la información que se difunde desde el Consistorio. «Tenemos que regenerar el debate político, abrir el Ayuntamiento y darle oxígeno a los ciudadanos para volver a conectar con los vecinos y recuperar la confianza en la política. Si los ciudadanos no nos escuchan, no nos ven y no pueden participar en las instituciones, el Ayuntamiento no será útil, ni transparente ni tendrá una democracia real. Proponemos una pequeña revolución que encaja con lo que propuso Zoido en su programa electoral y que no ha cumplido y con lo que desde el Grupo Socialista trasladamos al gobierno de la ciudad hace un año y medio sin que se haya producido respuesta alguna por parte del alcalde», explicó Juan Espadas, quien señaló que lleva 18 meses reclamando la creación de una comisión para consensuar la mejora de los reglamentos sin que se hayan producido avances.

Espadas, además, subrayó que esta propuesta de modificación se llevará al Pleno después de que Zoido demuestre sesión tras sesión que «es incapaz de dar la cara y dar explicaciones ante los grupos políticos y los ciudadanos»; después de que el gobierno del PP haya modificado el reglamento de la Casa Constistorial para prohibir la grabación de las sesiones; y una vez que el Ayuntamiento ha pasado de estar entre las diez administraciones locales más transparentes al puesto número 80. «Esto necesita una respuesta urgente, por eso pedimos que Zoido se retrate con su voto en el Pleno, que nos explique si va a o no a cumplir su promesa y que se comprometa a crear una comisión para revisar el funcionamiento de las sesiones en el plazo máximo de un mes», advirtió el portavoz socialista.

Juan Espadas detalló su propuesta que tiene como punto de partida que se habiliten dos sesiones plenarias. La primera se centraría en el control al gobierno y tendría preguntas de los grupos políticos al gobierno y al alcalde, comparencias de los delegados a petición propia o de la oposición, preguntas aprobadas en las juntas municipales de distritos y preguntas realizadas por las propias entidades. Además, se incorporarían en esta sesión las propuestas de los grupos municipales así como aquellas iniciativas promovidas por ciudadanos que hayan recabado más de un 2% de las firmas del censo electoral. «Serán el concejal número 34, y podrán realizar propuestas concretas así como pedir convocatorias de un pleno extraordinario», detalló Espadas.

En las sesiones ordinarias del Pleno se debatirán las propuestas de gobierno a través de un formato que permitirá, además de la intervención de los grupos de la oposición, la participación de las entidades inscritas en el registro municipal que puedan verse afectadas por el acuerdo previa solicitud y aprobación en la junta de portavoces. En estas sesiones, además, se deberán debatir y someter a votación los acuerdos adoptados por mayoría en las juntas municipales de distrito, no como ocurre en estos momentos que simplemente son incluidos como comunicaciones oficiales.

Además, la propuesta de revisión del funcionamiento del Ayuntamiento incluirá que las comisiones delegadas del Pleno sean públicas y que los delegados estén obligados a comparecer al menos una vez al año para explicar los presupuestos de sus áreas; que sea obligatorio celebrar un debate al año sobre el estado de la ciudad y sobre el estado de los distritos; y que se regule la delegación del voto por parte de los concejales que se encuentren de baja por maternidad o paternidad.

Para mejorar la transparencia, la propuesta presentada por el Grupo Socialista promueve una mejora del acceso a copias y a información por parte de los grupos de la oposición y la difusión de informes trimestrales sobre la ejecución presupuestaria y los proyectos y convenios aprobados. Asimismo, se plantea que los ciudadanos tengan acceso a través de la página web a todos los trámites urbanísticos y ordenanzas aprobadas de forma inicial, así como a todos los proyectos de obras que supongan modificaciones sustanciales del espacio público así como aquellos que tengan un presupuesto inicial superior a los 600.000 euros.