El portavoz socialista Juan Espadas y los concejales Alberto Moriña y Adela Castaño han celebrado esta mañana una asamblea con representantes de 21 asociaciones y colectivos vecinales del distrito Macarena aquejados «de forma unánime del trato discriminatorio y prepotente que da la delegada de Zoido y que impide siquiera que se lleguen a plantear propuestas de mejoras sobre problemas del barrio que no son atendidos».

La reunión es consecuencia de la moción que el PSOE llevó al Pleno del viernes pasado con doce puntos de acuerdo en los que se instaba al Gobierno de Zoido a cumplir con sus compromisos con la Macarena, así como «con las aprobaciones de propuestas que se hacen en la Junta de Distrito y de las que jamás nunca más se sabe pese a la insistencia de las asociaciones y del Grupo Socialista», como ocurre con el arreglo de los castilletes de la barriada de la Barzola. El PP votó en contra y planteó «un escenario ficticio de relaciones idílicas del distrito con los vecinos, un extremo que niegan tajantemente un buen número de asociaciones que representan a muchos más vecinos».

Espadas ha pedido a Zoido que «medie en moderar el trato beligerante que la delegada de Macarena tiene con asociaciones y colectivos a los que etiqueta ideológicamente para después discriminarlos, faltarles al respeto e ignorarlos en las peticiones que realizan en beneficio del barrio por el que trabajan de forma voluntaria». «La delegada está para servir al distrito y dar soluciones, si lo que hace es crear problemas y faltar al respeto, el alcalde debe cesarla fulminantemente. Si no está a la altura de lo que se espera de una responsable política de un distrito que trata a diario con vecinos, que se dedique a otra cosa”.

En este sentido, el jefe de la oposición ha lamentado que la actitud hostil de la delegada genere además el perjuicio añadido de bloquear las mejoras que el barrio necesita y que acaban por no ser atendidas por el Distrito «y por la cara de Zoido en Macarena, donde ya ni viene». Así, Espadas ha incrementado hoy el listado de asuntos pendientes y sin solución con aportaciones de los vecinos, «sobre los que haremos un estrecho seguimiento a través de la Junta Municipal». Entre los más significativos, las asociaciones exigen el cumplimiento de la promesa electoral de poner en marcha una auténtica Policía de Barrio, una demanda común a las diferentes barriadas. Además, se insta al comienzo de las obras en el colegio Santa Catalina cerrado y con los alumnos desplazados, a la ampliación de la segunda fase del Hogar San Fernando para que se ubique allí el proyecto «Casa de Mujeres» y a adoptar medidas oportunas para cubrir la fuerte demanda de alojamientos temporales en la zona del Hogar Virgen de los Reyes.

En el capítulo de asuntos aprobados por unanimidad y de los que «ni Zoido ni la delegada responden», los vecinos reclaman la reapertura de la oficina de la Agencia Tributaria de la calle Manuel Villalobos, cerrada y sin que haya explicación alguna pese a que el alcalde se comprometió en Pleno a instar al Ministerio de Hacienda dirigido por el diputado por Sevilla, Cristóbal Montoro.