En este nueva edición del taller de vacaciones urbanas que da por finalizado, son muchas las experiencias vividas, la alegría se observa en sus caras y es que este año ha habido muchas novedades, las recetas del taller de cocina, las manualidades, las actividades deportivas en la pista de Macarena Tres Huertas, el desayuno saludable, la playa improvisada en el centro cívico San Fernando con fiesta de agua incluida, la convivencia entre niños y niñas de diferentes culturas y así hasta sumar un buen número tareas que han fomentado el entretenimiento durante los tres meses de verano, junio, julio y agosto entre los más pequeños de la Macarena de manera totalmente gratuita.

En este sentido, mejorar la calidad de vida de las familias ha sido el objetivo primordial que mediante este proyecto se ha conseguido, también buscando el fomento de actividades deportivas, creativas, lúdicas, recreativas, musicales, teatrales, intercultural…durante el período estival en el que además se incluye el desayuno saludable en un marco de calidad, esta oferta se completado desde el 24 de junio hasta el 31 de agosto.

Por lo tanto, desde el Distrito Macarena y a través del Ayuntamiento de Sevilla, un año más se ha apostado por la contribución a la conciliación de la vida familiar y laboral, como ha expresado la delegada, Evelia Rincón, «los más pequeños son siempre nuestra prioridad, el programa es muy completo y somos conscientes de la situación familiar de nuestros vecinos, contemplando la interculturalidad de la zona donde vivimos, por ello, nuestro compromiso va dirigido a ofrecerles un servicio de calidad y gratuito, teniendo en cuenta las necesidades de las familias». A lo largo del curso el Distrito Macarena también ha hecho entrega de material para estas clases, en las que se incluía elementos prácticos para el taller así como camisetas y mochilas.

Los padres, han mostrado su satisfacción ante esta alternativa que ha supuesto la salvación de las vacaciones en muchos casos y que les ha permitido desarrollar su trabajo sin preocupaciones ya que ha contado con este espacio donde sus hijos han estado en todo momento atendidos por monitores y personal del centro, dándole la opción de entretenerlos, divertirlos y educarlos un año más, sin duda, «tanto padres como alumnos muestran su agradecimiento al Distrito Macarena que trabaja cada año para que este proyecto siga adelante cumpliendo con las expectativas demandadas».

Así, muchos de los pequeños cuentan su experiencia como la mejor del verano, además de interaccionar con otros niños han tenido la posibilidad de ampliar sus horas de ocio en la que han hecho de todo, Rosa explica, «mi hija ha estado encantada aquí, de hecho ha repetido en el último turno también, me gustaría continuar el año que viene con esta escuela de verano, ha sido una experiencia muy positiva tanto para ella como para mí, ver todo lo que ha aprendido y lo contenta que ha estado durante estos meses ha sido muy gratificante».

Se han despedido con las imágenes de las actividades realizadas durante estos meses, «los estímulos recibidos y en consecuencia el aprendizaje les servirá sin lugar a dudas en sus vidas, aquí han vivido muchas experiencias nuevas, relata Beatriz, los monitores, no ha escatimado en elogios hacia los pequeños y al finalizar han entregado un detalle dulce para cada niño».

Con esta clausura se cierra una etapa estival justo diez días antes del comienzo del curso escolar, de este modo a los chicos también les da tiempo a prepararse para la vuelta al cole.