La portavoz adjunta de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Sevilla, Josefa Medrano, ha exigido este martes al Gobierno local del PP que “cumpla de una vez sus compromisos con la Corrala de la Utopía” y se involucre de lleno en la búsqueda de una solución para las 36 familias en situación de emergencia social que, hace ya cerca de año y medio, decidieron realojarse en un edificio vacío ubicado junto a la Glorieta de San Lázaro, donde desde entonces sobreviven en condiciones bastante difíciles.

Medrano ha planteado esta reclamación en una rueda de prensa que ha ofrecido, junto a dos vecinas del bloque ocupado, Toñi Rodríguez y Aguas Santas, para informar del contenido de la moción que IU elevará al próximo Pleno municipal al objeto de dar voz a sus demandas y lograr que la Corporación Local “apoye la lucha que la Corrala de la Utopía realiza en defensa del derecho a una vivienda digna y respalde su reivindicación de permanecer en el referido inmueble mediante la fórmula del alquiler social”.

Junto a esta petición, la federación de izquierdas requerirá también al Gobierno de Zoido que adopte cuanto antes las medidas oportunas dirigidas a restablecer el suministro de luz y agua en este edificio y que agilice y culmine con urgencia la tramitación de los informes sociales correspondientes a cada una de estas familias. Según ha explicado Medrano, “simplemente queremos que el Ayuntamiento afronte los acuerdos que asumió en su día en el seno de la mesa de negociación habilitada para encontrar entre todas las partes implicadas una salida dialogada a este tema”.

Es más, a juicio de la concejala de Izquierda Unida, parece claro que la tardanza del Gobierno de Zoido en abordar tales cuestiones ha sido la excusa a la que finalmente se ha aferrado Ibercaja, la propietaria del bloque, para romper de forma unilateral el acuerdo alcanzado con la Corrala el pasado mes de junio y volver a solicitar ante el juzgado el desalojo forzoso de estas familias. Por ello, “la responsabilidad del Consistorio en este asunto es doble”, ha enfatizado.

En opinión de IU, el Ayuntamiento no sólo ha de posicionarse firmemente al lado de estos vecinos sino que debe hacer todo lo posible por poner freno a la “estrategia de acoso y maltrato psicológico” que la entidad financiera viene aplicando en los últimos meses contra los miembros de la Corrala de la Utopía.

En este sentido, Medrano ha defendido la “lucha justa” de un colectivo humano formado por más de 100 personas, entre las que se hallan 40 menores de edad, enfermos crónicos y gente mayor que “son un ejemplo de dignidad y de resistencia ante la adversidad que significa verse sin techo y en la calle”.

Para Izquierda Unida, el caso de la Corrala de la Utopía – así como el de otras más que se han creado posteriormente al calor de esta primera experiencia– es una prueba evidente del “fracaso absoluto que han supuesto hasta la fecha las políticas de viviendas desarrolladas en nuestro país” y que se han limitado a “engordar los bolsillos de algunos a costa de la inmensa mayoría social”.

Cabe señalar que ya en junio de 2012, Izquierda Unida presentó al Pleno municipal otra moción en solidaridad con la Corrala de la Utopía, en la que se solicitaba también al Ayuntamiento la restitución inmediata de los servicios de luz y agua en el edificio ocupado. Sin embargo, en aquella ocasión “el PP impidió que se aprobara la propuesta”, ha recordado Medrano, quien espera que, 16 meses después, el Gobierno local haya modificado su actitud al respecto y se muestre ahora más sensible a un drama social que, según ha asegurado, “podría contribuir a paliar mediante su intervención directa”.

“Las vecinas de la Corrala de la Utopía pelean por un derecho básico que está recogido tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos como en la Convención de los Derechos del Niño y en la Constitución Española”, ha aseverado Medrano. Por eso, “IU seguirá apoyando a estas familias tanto en la institución como en la calle”. De este modo, ha garantizado el respaldo y la presencia de su grupo político en las movilizaciones que los vecinos decidan llevar a cabo en los próximos días para exigirle a Ibercaja que renuncie al desalojo y acepte de una vez un acuerdo en base al alquiler social.