El cuidado del entorno es fundamental, por eso el taller de Ecología, Manualidades y Reciclaje incrementa la sensibilidad de los más pequeños hacia el cuidado del espacio natural.

De este modo se fomenta en la infancia actitudes básicas como es el proceso de reciclaje, el cuidado y respeto al entorno más cercano desarrollando la imaginación y buen ejemplo de ello es este taller donde desde los cinco hasta los nueve años los más pequeños pueden asimilar este tipo de actuaciones positivas que se ejercen sobre el medioambiente.

En este curso, los niños y niñas desarrollan el ingenio, y como señala la monitora Rocío Bertos, «el cometido de este taller es concienciar a los menores sobre la importancia de cuidar el medioambiente, para ellos es una manera de colaborar y contribuir con el medio que les rodea, de este modo, es a través del reciclaje y la reutilización de recursos como crean trabajos manuales en los que además desarrollan la creatividad y las destrezas más artísticas, la ecología la trabajan a través de dinámicas de expresión corporal, de juegos y cuentos en los que se hace una posterior reflexión».

María, alumna del taller, explica que «hacemos cosas chulas con envases que reutilizamos; nuestra tarea preferida es hacer manualidades con materiales reciclados». También destaca la parte teórica, de la que en esta semana por ejemplo, han tratado los fenómenos atmosféricos. «Traemos tapones, rollos de papel, botellas, hemos hecho una carpetas, personajes de cuentos, un árbol con rollos de papel y un jarrón con botellas de plástico», agrega Laura.

Los niños de la Macarena aprenden a reciclarEl modo de trabajo que emplea para que los más pequeños se conciencien sobre el patrimonio natural es procurando que las reflexiones partan de una experiencia práctica ya que se trabaja con distintas edades, también así es más fácil hacer una reflexión común sin que les resulte aburrida.

El reciclaje es otro de los temas que este taller aborda a través de la importancia de este proceso, son conscientes de que de este modo están colaborando en la protección de la naturaleza, por otro lado aprenden a distinguir a qué grupo de elementos pertenecen para poder ser reciclados, además descubren que muchas de las cosas que se reciclan pueden volver a utilizarse.

En la utilización de recursos y material para el reciclaje, «¡vale casi todo!», suelen llevar un poco de todo, traen cartones, vasos de yogurt, botellas de bebidas y de productos de limpieza de todos los tamaños, bandejas de plástico, tapones, folios usados, periódicos, revistas, rollos de papel higiénico, tupper de plástico… Los materiales más usados son, temperas, cola blanca, pinceles, colores de cera, tijeras, lápiz y goma, con pocos materiales se pueden hacer muchas cosas.

Los procedimientos didácticos usados para dar a conocer el ámbito del medioambiente se hacen a través de ejercicios de manuales, también se hace uso de blogs y páginas con fotos así como tutoriales bien explicados.

Se trata de un desarrollo continuo de la creatividad, trabajan técnicas artísticas, buen ejemplo de ello es la creación de paletas de color, la elaboración de elementos con papel maché, además se trabaja siempre desde la educación en valores, a los compañeros, aprenden a trabajar en grupo, a tratar con respeto y educación a los compañeros y a los adultos entablando relaciones de socialización.

Las tres «R», reducir, reciclar y reutilizar, estas acciones se realizan de manera práctica, «aprenden a ser conscientes de que incluso con materiales reciclados hay que ser comedido en el uso, al igual que con la tempera y los otros materiales y que a la basura solo va aquello que no podemos volver a usar».

La explicación de conceptos como Biodegradable, Calentamiento Global y Desarrollo Sostenible, resulta algo complicada ya que al ser un taller que comprende edades desde los 5 a los 9 años, «procuro exponerlo de manera sencilla, por ejemplo, con el concepto, calentamiento global: hago alusión al calor, continúo explicando que hay zonas donde todo era hielo y progresivamente se ha ido derritiendo, siempre intento que las definiciones y las tareas sean prácticas, a través de cuentos…».

«Con ilusión los chicos cuentan la importancia que tiene para ellos este taller, vienen con mucho entusiasmo… les cuesta irse a casa y eso que dan hora y media cada día… el reciclaje aplicado a las manualidades les fascina, disfrutan con juegos de expresión corporal y de este modo aprovecho para introducirlos en el mundo de la ecología».