La Junta Directiva de la Intercomunidad de Propietarios de Torrejón-Forma de Sevilla ha admitido este sábado que dichas barriadas presentan «deficiencias», pero ha querido puntualizar que los vecinos no se sienten «abandonados ni maltratados» por el Ayuntamiento, por lo que creen que el Grupo Socialista en el Consistorio, a través de su concejala Adela Castaño, los ha utilizado como «arma arrojadiza» después de que ésta haya alertado en una nota de la «lamentable situación» de esta zona del Distrito Macarena.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta de esta intercomunidad de propietarios, María del Mar Pires, ha realizado esta precisión en nombre de esta asociación porque, según ha subrayado, los vecinos que la conforman «no quieren formar parte de la batalla política» que pueda enfrentar al gobierno local de Juan Ignacio Zoido (PP) y al PSOE.

Después de que el Grupo Socialista en el Consistorio haya difundido una nota alertando del «abandono» de estas barriadas y describiendo algunos de los «desperfectos» que sufren, la representante de la intercomunidad ha subrayado que el Distrito Macarena «siempre ha tratado maravillosamente bien» a los vecinos cuando éstos han acudido allí a presentarles sus demandas, y en las últimas fechas desde el Ayuntamiento se está dando respuesta a algunas de ellas, aunque «muy poco a poco y a cuentagotas».

De esta manera, la presidenta de la asociación de vecinos ha reconocido que a los representantes socialistas que visitaron las barriadas les dieron a conocer las «deficiencias» del distrito, pero «bajo ningún concepto para que se reprochase al Ayuntamiento la labor que está haciendo, aunque sea muy poco a poco».

«Decir que el barrio está abandonado no es justo», ha agregado la presidenta de la Intercomunidad de Propietarios Torrejón-Forma, que ha insistido en subrayar que esta asociación es «apolítica» y «sólo vela por el mantenimiento del barrio», de ahí que no quiera entrar en «la batalla política».