La Delegación de Medio Ambiente, a través de Parques y Jardines, ha comenzado a recoger los frutos de los naranjos de las calles, plazas y zonas ajardinadas públicas de la ciudad de Sevilla, unas tareas que se acometerán en los próximos dos meses para recolectar las naranjas amargas, ha explicado el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez. La intención, según afirma, es que antes de finales de marzo se hayan retirado todas las naranjas amargas de todos los árboles de la ciudad.

El número de naranjos existentes en las diferentes calles de la ciudad es de, manera aproximada, 31.306 unidades, según fuentes municipales, distribuidos en los 11 distritos de la ciudad. Así, en el distrito Macarena son 3.121 árboles los que serán recolectados.

Los trabajos son realizados por las empresas adjudicatarias del macrocontrato de conservación y mantenimiento de las zonas verdes de Sevilla, «cabe recordar que este contrato comprende el conjunto de labores obligatorias que han de realizarse para conservar los elementos vegetales de las zonas verdes, en perfecto estado ornamental», ha indicado el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, que ha añadido que «esto significa una apuesta por las zonas verdes así como una mejora en la conservación y mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad». Tras la recogida de las naranjas del suelo se procederá al barrido y limpieza de los acerados.

Estas labores ya se han iniciado en distritos como Distrito Este, en concreto en la zona de Alcosa, Casco Antiguo (zona del Museo), Distrito Norte (San jerónimo), Bellavista, Distrito Sur(zona del Plantinar y La Juncal), Distrito Cerro-Amate (barriada de San Antonio y Cerro del Águila) y Distrito Nervión (barriada de La Negrilla y Nervión). «Conforme se vayan terminando estos trabajos se irá realizando en las demás zonas de la ciudad, nuestra intención es que antes de finales de marzo se hayan retirado todas las naranjas amargas de todos los árboles de la ciudad», ha detallado Vílchez.