Los alumnos del  colegio Arias Montano, Felipe Benito, Pedro Garfias, Pío XII, Huerta del Carmen, Sagrado Corazón, Pino Flores, de 2º de primaria asisten al Teatro Virgen de los Reyes para ver la representación infantil Óscar, el caniche mágico.

Todo surge en la fiesta de cumpleaños de un niño y el dilema que se le presenta a sus padres para decidir el regalo de cumpleaños, describe la madre, «que sea calentito, que se mueva de un lado para otro, que le haga volar, que le de mucha risa y que dure mucho… tiempo, dónde vamos a encontrar algo así… de este modo, se les ocurre regalarle un perro de la raza caniche, todo se desenvuelve con normalidad, hasta que el animal se hace mayor y aumentan las responsabilidades y deciden abandonar a la mascota a su suerte».

El tema del abandono, en este caso, un perro, se ha tratado en esta obra como reflexión desde la concienciación de la responsabilidad como ciudadanos, «convivir con un animal doméstico en un hogar responsable requiere tiempo, dinero y paciencia, pero merece la pena teniendo en cuenta los beneficios que reporta». También se han trabajado, temáticas trasversales y habilidades pedagógicas concentración, valores, creatividad, fantasía, además de la práctica de materias como matemáticas, dando un repaso por las tablas de multiplicar, lengua…

A esta se unen otras como el desarrollo de habilidades cognitivas, «el teatro es un arte que vive de la inmediatez comunicativa del espectáculo en directo, que en cada representación tiene su carácter propio e irrepetible». «En tanto que asistimos a la representación presenciamos un fenómeno vivo, pero…que no tiene porqué reproducir la vida, su misión es elaborarla para devolvérnosla con recursos específicamente teatrales».

Por lo tanto los hábitos de asistencia al teatro entre los niños y niñas se unen a experiencias teatrales y educativas, se difunde la labor de grandes autores de literatura infantil y se promueve la responsabilidad ante las mascotas así como  el uso del teatro como herramienta educativa, de este modo han participado activamente en esta representación con el propósito de provocar una «reflexión sobre el cuidado de animales de compañía cuando los más pequeños lo reciben como regalo».

Los personajes que han completado el reparto adquieren los roles de una familia, la madre, es la que lleva la voz cantante «no quiere ni oír hablar de tener un bicho en casa pero…ella misma se convence», el padre «lo que dice la madre es lo que él hace», el perrito Óscar, «como cachorro y adulto, es travieso, cariñoso y le gusta ser correspondido», los niños, interpretados por dos marionetas de guante, aunque son vivo retrato de sus progenitores, todavía guardan en su interior esa capacidad que los «niños tienen de ser más sensatos que los adultos».