Esta mañana los operarios de Parques y Jardines han procedido al desbroce y posterior recogida en una cuba de gran tamaño de las ramas de una palmera en la calle Conde de Halcón. La causa de la poda ha sido por encontrarse la misma afectada por el picudo rojo y como consecuencia en estado de desecación.

Esta palmera situada junto a un bloque de pisos ubicados en la calle Conde de Halcón número 2 ha sido podada con motivo de la infección que sufría. El picudo rojo, se trata de un insecto que se introdujo en la Península a principio de los 90, en la actualidad las más afectadas son las palmeras del género Phoenix, tanto la canaria como la datilera.

Observando una palmera se pueden detectar unos rasgos característicos que indican una posible infestación del picudo, los síntomas más característicos son amariellamiento de la hoja, hojas centrales roídas, presencia de palmas o fibras en el suelo entre otras.

Dentro de las palmeras muertas se encuentran las larvas que vuelan a otras palmeras cercanas para infectarlas. Por tanto, ha sido de vital importancia eliminar esta palmera para controlar la infección y evitar otras consecuencias para los vecinos.

Los vecinos se muestran agradecidos ante esta poda en Conde de Halcón, ya que las ramas solían caer muy próximas al portal de un bloque de pisos ubicados en esta barriada de Pío XII, con esta medida no habrá dificultad para pasar por el acerado o para acceder al portal.