Paco tenía una depresión «muy grande». Casado y con tres hijos en el paro, va «tirando con las pagas» que su mujer y él reciben. Desde hace unos días, está fabricando un joyero. Mientras da forma a una fina madera, asegura que el taller de marquetería le «ha dado la vida». Como Paco, son muchas las personas que cada día asisten a los talleres que se imparten en el Centro Cívico Hogar San Fernando, en la calle Don Fadrique. Y para comprobarlo in situ, el alcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido junto con la delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón, han realizado un amplio recorrido esta mañana por el centro.

La primera visita, una reunión de animadores socioculturales, para después dirigirse al patio central. Allí, tres jóvenes pertrechados con monos de trabajo y escobas, celebraban la gran noticia: su aprobado para peón del Ayuntamiento en servicios de limpieza. El alcalde aprovechó la ocasión para felicitarles, al tiempo que les indicaba cómo desde pequeño había tenido que buscarse la vida, «pero no es igual buscársela enfadado que con ganas». Aquí, al aire libre, se estrenaban hoy los aparatos de gimnasia para mayores, pero la lluvia ha impedido su uso.

En las clases de Pilates, una señora no dudó en reprender cariñosamente al alcalde Juan Ignacio Zoido: «¡Que no nos quiten los talleres!». Más de 10 años inscrita, no quiere ni pensar que algún día puedan llegar a desaparecer. Lorenzo, vecino también de La Macarena, a sus 89 años exclamaba: «¡Como me quiten los talleres, me matan!», mientras se marcaba un baile haciendo gala de lo aprendido en los cursos de baile. La delegada del distrito Macarena, Evelia Rincón, confirmaba que Lorenzo «es el máximo defensor de los talleres». Y es que este entusiasta del baile lleva 5 años asistiendo. «Ahora voy a empezar a tocar palillos. Aprendí a bailar sevillanas, me costó, pero ya bailamos de cuatro», declaraba orgulloso Lorenzo, quien a punto de cumplir 90 años derrocha vitalidad y alegría. «Yo duermo poco para vivir más», confesaba.

Así, el recorrido continuó por el resto de talleres, como el de marquetería, memoria, educación para adultos y pintura. Pero no son todos los que están, ni están todos los que son. Más de 80 talleres se imparten en el Centro Cívico Hogar San Fernando, todos ellos correspondientes al Distrito Macarena y a las asociaciones. Según explicaba la directora del centro, Magdalena Cerdeira, los de mayor participación son los de «gimnasia activa, pasiva, pilates, danza del vientre, generalmente los relativos al ocio y a la cultura, ya que despejan la mente».

Al término de la visita, el alcalde tuvo palabras de agradecimiento para todo el equipo que hace posible estos trabajos, y apostó «por que se puedan seguir disfrutando. Se decía que el alcalde quitaría los talleres. Nos comprometimos a que íbamos a ofrecerlos y se puede corrobar cómo se están llevando a cabo. De hecho, se han ampliado en 40 los talleres». Tras el amplio recorrido por las instalaciones, Zoido comprobaba que las «personas que no tienen recursos o que no tienen formación los necesitan, y los monitores permiten que puedan venir a disfrutar».