Ya ha comenzado la Escuela de Verano que oferta el Distrito Macarena. Este año los grupos han sido fraccionados en dos, a través de color azul y blanco, con el objetivo de distribuir a los niños dividiéndolos para crear actividades adaptadas a cada franja de edad. En las cinco horas en las que se prolonga la jornada cada día, desde las 9 a las 14.00 horas niños y padres ocupan su espacio y tiempo, por un lado los chicos jugando y por otro los padres trabajando.

Laura es monitora del taller de vacaciones urbanas, explica cómo ha comenzado el curso. «Todos los niños están muy contentos, aunque muchos no se conocen entre ellos, ya han entablado amistad y ha habido muy buena conexión entre niños y el método pedagógico que empleamos». A lo largo de mañana desarrollan las actividades propuestas por los monitores. Hoy comienzan la mañana con calentamiento corriendo, estirando y a continuación, prosiguen con las sesiones de juegos pre deportivos de balonmano, con pases, recepciones y botes, los elementos usados son conos, pelotas de foam, aros y esterillas.

Tras esta actividad física comienzan con el taller de ejercicios creativos, en éste se incide en la práctica de manualidades y teatro con la finalidad de desarrollar el perfil más ingenioso de los pequeños. Para concienciar a los pequeños en el sistema de reciclado también hacen uso de materiales que pueden ser reutilizados como envases de tetrabricks y de papel higiénico.

Las jornadas se desarrollan sin imposiciones, «no queremos crear una obligación entre los niños ya que en la época estival aunque estén aprendiendo necesitan relajarse y desconectar de las clases normales del curso, aquí desarrollan actividades más distendidas y de ocio sin olvidar el perfil didáctico», comenta.

Tras estas prácticas llega el descanso, todos reponen fuerzas con alimentos frescos, con fruta de temporada. «Se le da una pieza a cada niño, lo que más les gusta es la hora del recreo», apunta la monitora. Dependiendo del día, también se desarrollan propuestas de cine, con películas infantiles, informática para los más mayores, en éstas se incluyen la explicación del procesador de texto.

Con estas clases los pequeños aprovechan para divertirse jugando, compartiendo y desarrollando habilidades propias de cada edad. Con motivo de la conciliación familiar y laboral, este taller proporciona a padres y madres una alternativa para que sus hijos realicen actividades deportivas, creativas y lúdicas durante los meses de verano en un espacio adaptado a sus necesidades con monitores especializados.