La jornada de huelga está transcurriendo con normalidad en el barrio de La Macarena. Los comentarios generales en torno a esta jornada de paro han sido de calma y tranquilidad en las calles y en los establecimientos. Así, la mayoría han abierto como cada día sus puertas sin incidencia alguna, y eran pocos los que a mediodía permanecían cerrados. Otros, con la persiana medio levantada y sin sacar sus artículos a la calle como hacen habitualmente.

«El que no ha abierto es porque no ha querido, no ha habido ningún tipo de incidente», comenta la propietaria de un estanco. En una entidad bancaria, en la calle Don Fadrique, la mañana transcurre con menos afluencia de clientes y, según comenta una trabajadora, «nos hemos encontrado con silicona en el cajero automático pero nada más».

En el Centro Cívico Hogar San Fernando, los talleres se desarrollan como cada día, sin embargo, la apertura se ha retrasado al haber amanecido el candado de la puerta del centro con un palillo en su interior, según explica una de las empleadas.

Los bares seguían con su actividad normal sin percibir «ningún cambio» por ser día de huelga general. Sólo médicos del Hospital Macarena confirmaban el descenso notable de personal en el centro hospitalario, ya que estaban ejerciendo su derecho a la huelga, pero otros seguían atendiendo a pacientes «como podemos, al menos lo intentamos», apuntaba uno de ellos.

Estudiantes de Medicina también percibían la escasa presencia de alumnos y profesorado en las aulas, aunque algunos habían impartido su clase habitual.

El transporte público ha hecho esperar hoy a más de un ciudadano durante un buen rato el autobús, al estar con servicios mínimos. Había incluso quien optaba por caminar o coger un taxi en vez de prolongar la espera indefinida. Un taxista afirmaba que «se nota que hay menos transporte público en funcionamiento y menos tráfico, pero tampoco gran cosa. Nosotros tenemos que trabajar porque la mayoría estamos asfixiados».

Por otro lado, a las puertas del Parlamento de Andalucía se encontraban esta mañana a primera hora varios piquetes informativos, unas diez personas, pero no se ha destacado ninguna incidencia. En general, la normalidad ha sido la nota dominante en esta jornada de huelga general que pocos han secundado en el barrio de La Macarena.