La Semana Santa es una de las fiestas que más turistas atrae a nuestra ciudad. Sin embargo, la meteorología es un factor importante a tener en cuenta por estos visitantes, por lo que el tiempo inestable, como el que se vive esta semana, puede truncar las expectativas de los hoteles de Sevilla que no pueden ver por ahora colgado el cartel de «completo» en sus negocios. Sin embargo, el índice de ocupación en muchos de ellos es alto, a pesar de que la lluvia ha sido una de las causas que ha llevado a frenar las reservas y a cancelar algunas de las ya realizadas. Y es que reducir el precio de sus tarifas les ha proporcionado una mayor ocupación hotelera.

Es el caso del Hotel Tryp Sevilla Macarena, ubicado en la calle San Juan de Ribera 2, a pocos metros de uno de los puntos álgidos de la semana grande sevillana, la Basílica de la Macarena. «Sobre las 335 plazas con las que contamos, para el jueves 28 de marzo, la Madrugada, vamos con un 96 por ciento de ocupación; mientras que para el viernes 29 de marzo tenemos un 97 por ciento», apunta Pedro Pavón, Revenue Manager del Hotel Tryp Sevilla Macarena. Sin embargo, y a pesar de contar con una buena cifra de plazas ocupadas, incluso mayor que la del año pasado en su época más «fuerte» por la localización, los beneficios serán menores. «Este año el precio medio ha sido menor, hemos vendido más barato que el año anterior, por lo que los ingresos serán los mismos o menores», sostiene el Revenue Manager.

Aún así, y a punto de iniciarse la operación salida para disfrutar de estos próximos días festivos, Pavón asegura que aún reciben «llamadas para reservas en estos días de Semana Santa, algo impensable años atrás pero hoy día la gente sabe que los hoteles no están llenos y pueden esperar hasta el último momento porque saben que habrá disponibilidad».

Al igual que ocurre en este establecimiento, el AC Hotel Sevilla Torneo también ha sufrido algunas cancelaciones a causa de la lluvia. «En los últimos días han subido las reservas y estamos mejorando los datos del año pasado desde el lunes, hechos hecho mejor ocupación. Pero estas fechas siempre dependen de la climatología, la gente espera a última hora para ver si le apetece venir o no, dependiendo de la lluvia. Hay clientes que deciden venir tanto para ver las cofradías como para tapear o salir de todas formas, sin que les afecte el clima», explica Olga Mañalich, directora del AC Hotel Sevilla Torneo.

Hasta este hotel, ubicado en Sánchez Pizjuán 32 y que cuenta con 81 habitaciones, este año se desplazará por estas fechas una mayor afluencia de extranjeros. «Contamos con más americanos de los que normalmente tenemos, y también clientes de Madrid, Barcelona, País Vasco, y de otras partes de Andalucía», afirma Mañalich. También ellos han tenido que bajar el precio de sus tarifas, lo que les ha proporcionado un mayor número de reservas. «Tenemos que adaptarnos al mercado y a la demanda. Sacrificamos el precio para conseguir la reserva», declara la directora.

Sin duda, la Madrugada del Viernes Santo se convierte en el día de mayor afluencia de turistas que acuden a la ciudad para disfrutar de la Semana Santa sevillana. Hasta ahora, los hoteles no han podido colgar el cartel de «completo» pero han mejorado sus estadísticas respecto al 2012. Y al igual que las hermandades, miran al cielo pendientes de que las incidencias meteorológicas den un respiro. No obstante, las reservas de última hora son la esperanza en la semana grande de Sevilla.