Si cantas bien, éste es tu sitio. Y si cantas mal, también. Karaoke Mikro es una forma alternativa de ocio para todas las edades. Para los que les gusta cantar, para los jóvenes, para los mayores, para quienes sólo quieren asistir como público, todo el mundo tiene cabida en este local. «Es una buena opción de diversión y tiene mucho éxito en Sevilla, incluso para celebraciones, despedidas, cumpleaños, reuniones de empresa, o simplemente para pasar un buen rato cualquier noche», explica la propietaria María del Mar Rodríguez. Y es que tal es el éxito que ya han pasado 20 años desde que esta madrileña decidiera abrir las puertas de Karaoke Mikro en la Macarena, concretamente en la calle Madre Dolores Márquez, s/n (frente a la gasolinera Ronda Capuchino). «Mi marido vio un karaoke en la Expo ’92, y a partir de ahí surgió la idea, muy buena porque no había ninguno en Sevilla y fue el primero que se abrió, fue todo un bombazo», apunta Rodríguez.

Como cualquier negocio, durante estas dos décadas ha tenido sus altibajos, pero ha ido funcionando hasta incluso poder celebrar su 20 aniversario. «En octubre reinauguramos el local, hicimos una pequeña modificación en la decoración, e hicimos una fiesta para celebrarlo y poder darle un homenaje a nuestros clientes», afirma la propietaria. El sistema de peticiones de canciones intenta ser lo más rotativo posible: una copa, una canción. «Si no fuese así estaríamos hasta las 10 de la mañana, y tenemos una hora límite. Incluso muchas veces tenemos que recortar porque si no, nos excederíamos en el horario». Así, mediante este sistema, se garantiza que el mayor número de personas posibles pueda participar, con una canción por copa, y con una persona encargada de intercalar a los participantes «para que no sea aburrido».

Desde los clásicos hasta las más actuales, tienen una gran variedad de música para todos los gustos y voces. «Los jóvenes tiran más por las de ahora como Lady Gaga, Shakira, y hay quienes prefieren coplas, rancheras. Y cómo no, los clásicos como Rocío Jurado, Serrat, Nino Bravo...». Algunos se lanzan sin dudarlo, micro en mano, a dar su do de pecho. Otros, más tímidos, simplemente observan. «Cuando la gente viene en grupo pierde la vergüenza, da igual si canta bien o mal. Es curioso que hay quien entra con vergüenza, ha tardado tres días en subirse al escenario a cantar, y una vez que lo ha hecho, asegura que tiene mono», apunta María del Mar Rodríguez.

Así que si tienen ganas de cantar y sentirse como una auténtica estrella por un día bajo los focos del escenario, Karaoke Mikro abre sus puertas a partir de las 21.30 horas, y en Navidad a partir de las 18.00 horas. La entrada es gratuita y se pueden reservar mesas e incluso el local para cualquier tipo de celebración. O simplemente, puede pasar un buen rato en un ambiente agradable.