Tanto física como psicológicamente, adaptarse a una «nueva vida» tras sufrir una lesión medular es complicado. Por ello, la Asociación de Parapléjicos y Grandes Minusválidos de Sevilla, ASPAYM, intenta desde sus orígenes que ese cambio sea más llevadero y útil y se encarga de atender la problemática de estas personas. «La mayoría de los socios somos lesionados medulares, la mayoría, un 85%, provienen de accidentes de tráfico, un 15% de accidentes laborales y un 5% de enfermedades, aunque éstos son casos esporádicos», explica Juan José Lara, presidente de ASPAYM Sevilla.

Un total de 350 socios que aportan 20 euros anuales a esta entidad sin ánimo de lucro que se financia gracias a las ayudas y subvenciones. «Pertenece a la Federación Alma, que es autonómica y la constituyen 5 asociaciones miembros de lesionados medulares en Andalucía», apunta Lara. Entre los programas más destacados que llevan a cabo, están el de «rehabilitación, consistente en ejercicios físicos, musculación y equipo de atletismo en silla de ruedas»; también las «tutorías, donde un lesionado medular veterano enseña a un lesionado medular novel, que acaba de salir del hospital, cuál es el material ortopédico que usamos, subir y bajar los bordillos, transferencia que consiste en pasar de la silla al sofá, vestirse,…», explica el presidente.

Además, para mejorar su calidad de vida, realizan también un programa de «atención personal y vida autónoma, enfocado al hogar del lesionado medular. Le mandamos a alguien con experiencia y básicamente es ayudarlo a hacer las tareas del hogar desde la silla de ruedas, como limpiar, lavar la ropa, colgarla», prosigue. De esta forma, se integran con mayor rapidez y facilidad en su vida diaria, ya que desde que se produce el accidente hasta que su situación se «regulariza, quedan desprovistos de cualquier ayuda».

La prevención de accidentes de tráfico es otro de los caballos de batalla de ASPAYM. Mediante charlas que ofrecen lesionados medulares en colegios e institutos, intentan concienciar a los jóvenes del peligro que entraña ir al volante o sobre una motocicleta. «Hablamos sobre el código de circulación, que respeten las velocidades. También colaboramos con la DGT en controles de alcoholemia, operaciones salida, y advertirmos a los conductores de que la carretera no es ninguna broma. Es una labor importante, les damos un díptico con información para que sean conscientes de que les puede provocar una lesión medular y les puede cambiar la vida y vivir en una silla de ruedas para siempre», declara Juan José Lara.

Y es que Lara lo vivió en primera persona hace ya 27 años, cuando con tan sólo 20 años de edad tuvo un accidente de coche. «Ahora estoy más que adaptado, llevo la asociación, la federación, el club de atletismo, …». Desde entonces, según apunta, cambia tu forma de vivir y de hacer las cosas. Por ello, tener una buena información puede facilitar esas tareas. Y ese es el objetivo de ASPAYM. «Somos conscientes de que tenemos que informar a la población de que existe un riesgo y te puede pasar, tanto en un accidente de tráfico, como en una obra, o al tirarte a una piscina y no hay fondo suficiente, e incluso en la playa una mala caída te puede provocar una lesión medular». Esta asociación abre sus puertas todos los días de 09.00 a 15.00 horas en la sede ubicada en la calle Manuel Villalobos número 41 ó en el teléfono 954 357 683.