La sede de la asociación «Amigas para siempre» se ha convertido en el mejor escenario para representar el nacimiento de Jesús. Desde el pasado día 8 de diciembre y hasta el sábado 15, protagonizan un Belén viviente en la sede de la asociación de 18 a 21 horas cada día en la calle Marzo número 10. «La asociación nació gracias a la unión de un grupo de mujeres del barrio y con el fin social como premisa, hoy día somos 100 socias», explica Teresa, la presidenta de esta entidad desde hace 10 años que está formada vecinas del barrio Santa María del Trabajo II Fase.

La iniciativa del Belén viviente partió de Teresa e Isabel, así como de las mujeres que forman parte de la asociación y los vecinos que residen en el barrio. Joaquín y Pedro han venido desde Santa Olalla del Cala, provincia de Huelva, para montarlo. «Parece mentira, con el espacio que tenemos aquí en el local de la calle Marzo y lo que hemos montado dentro», comenta. No falta un detalle, desde el pozo con la garrucha y la fuente, ambos con un sistema para que el agua fluya, hasta las palmeras o las tablas para lavar. Todo hecho a mano de forma artesanal. «Joaquín tiene mucha experiencia en el montaje de belenes y no sólo en ello, también se encarga de realizar el atuendo que llevan las vírgenes, borda mantones, restaura muebles, es el manitas del grupo», apunta Teresa al tiempo que añade que «cargó con un saco de piedras desde la carretera de Carmona».

El vestuario de los personajes del Belén ha sido hecho a mano por las mujeres y, en otros casos, comprado por ellas. Todas están encantadas con el personaje que les ha tocado interpretar en este Belén protagonizado únicamente por mujeres con edades comprendidas entre los cincuenta y los setenta años. En total son 15 las personas que estarán hasta este próximo sábado en la calle Marzo nº10: la Virgen María, San José, los tres Reyes Magos, la pocera, las lavanderas tendiendo, dos mujeres que preparan unos riquísimos dulces borrachos, hacen 1 kilo diario. Rosario es quien amasa esta receta sencilla: harina, vino, azúcar, canela y un ingrediente que no puede revelar. Mientras tanto, Isabel fríe en la sartén, durante todos estos días se van turnando. Son vecinas del barrio de toda la vida y están sorprendidas de la buena acogida. Además, está amenizado con música de villancicos de Navidad, y la decoración representa el escenario típico del portal de Belén, con los alimentos, guindillas, pimientos, limones, naranjas, los chorizos colgados y todos los instrumentos más comunes de la época, el candil, el pozo y la fuente.

«Aunque pasamos mucho tiempo de pie, estamos encantadas con esta iniciativa, hemos tenido muchas visitas, la gente está encantada y nos felicitan, todo el que entra que conoce la sede de la asociación se asombra de lo que ve. El local ha dado mucho de sí, está todo precioso, no pensábamos que aquí se podía hacer esto», apuntan. «Estamos disfrutando de esta bonita experiencia, cada una ha interiorizado muy bien el papel que representa». La imagen se asemeja a una postal de Navidad como si de un lejano pueblo de oriente se tratara.