La mesa de educación del Polígono Norte, junto con profesores y alumnos de los centros educativos de la zona y otras entidades de carácter social y administrativo, celebran el día de la Paz Comunitario con el lema «Por un barrio en Paz». Para ello se han reunido tres centros de primaria y dos centros de secundaria: Inmaculada Vieira, Manuel Siurot, Azahar, Pío XII y Blas Infante. Este evento se organiza con el fin de tener una convivencia entre la comunidad educativa, las entidades del barrio y los representantes de las administraciones.

El acto ha comenzado en la Plaza del Olivo, en la Avenida de la Barzola, y todos los asistentes han disfrutado del pasacalles por el barrio que se ha hecho desde la Plaza del Olivo pasando por los centros educativos del barrio. El recorrido ha comenzado en el Instituto Inmaculada Vieira, se han ido recogiendo a todos los alumnos de los diferentes centros como Blas Infante, Azahar, Pío XII, Manuel Siurot. La participación estimada han sido de unas 250 personas, y el cortejo, acompañado por la banda de música de Instituto Azahar, ha recorrido las calles del Polígono Norte, la Barriada de Hermandades del Trabajo, Avenida de Inmigrantes Trabajadores, Villegas y Valdelarco. Tampoco faltaron las asociaciones de madres de alumnos «Rutas», que vienen apoyando a los niños y niñas de la zona y a las familias del barrio.

Asimismo, se ha explicado el proyecto de «la silla roja», iniciado por la ONG «Entre Culturas»: «se tiene constancia de que en el mundo hay 61 millones de niños que no están escolarizados. «La silla roja» representa a esos niños que no tienen la suerte que tenemos nosotros de tener unos profesores magníficos, un espacio, unas aulas, unos compañeros, un lugar en definitiva donde podemos prepararnos para un futuro mejor, la idea es recordar a esos niños que por determinadas circunstancias no pueden asistir a clase».

Varios niños en representación de cada centro han sido los encargados de definir sus deseos de paz. «Los alumnos y alumnas manifestamos que queremos paz en el mundo y estamos contra la violencia, cada día trabajamos para que nuestro centro tenga una convivencia positiva, para que aceptemos a todas las personas tal y como son independientemente de su religión, su país de procedencia, su cultura, costumbres o rasgos físicos, lo importante es que nos ayudemos los unos a los otros sin esperar nada a cambio, que nos respetemos mutuamente como personas civilizadas».

Tras el paso por la barriada con las pancartas ha finalizado el acto en el gimnasio de colegio Inmaculada Vieira, en el que se han leído los manifiestos de los diferentes centros, se ha representado un teatro sobre la violencia de género y ha concluido con la suelta de dos globos de helio.