La Unidad de Gestión Clínica de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Virgen Macarena de Sevilla que dirige el especialista Vicente Zapata ha puesto en marcha este año el programa «Joint Care». Según apuntan fuentes hospitalarias, se trata de un «nuevo enfoque en la organización de los procesos asistenciales donde se incorpora la participación ciudadana para la optimización de los mismos. Este programa cuenta con diversas herramientas para su funcionamiento, como es la celebración de reuniones informativas con los pacientes y familiares, donde tanto el personal enfermero y el facultativo explican las características del proceso asistencial al que van a ser sometidos, el circuito quirúrgico desde su ingreso hasta su alta hospitalaria y la colaboración necesaria del paciente para optimizar su proceso».

Por otro lado, añaden, «el programa consta también de la monitorización de la actividad clínica tanto desde el punto de vista médico como de cuidados enfermeros, con el objeto de estandarizar las estancias medias de cada proceso y de reducir episodios de efectos adversos. Por último, el programa «Joint Care» recoge la acción denominada «terapia de grupo». El desarrollo del programa ha demostrado que la recuperación precoz de los pacientes se ve favorecida si se encuentran agrupados en las mismas habitaciones por patologías y realizan fisioterapia conjunta. Para ello se cuenta en el ala de hospitalización del centro con la sala «Joint Care», que se encuentra monitorizada por personal médico-enfermero cualificado en el programa».

El programa

La Unidad realiza diariamente en el Hospital Virgen Macarena, y bajo la supervisión enfermera de Patricia Bayón y la dirección facultativa de Víctor Rodríguez, reuniones informativas a las que acuden según su proceso asistencial, los pacientes que se intervienen la semana siguiente. «Un equipo médico y enfermero que dispone de las historias clínicas de los pacientes, es el encargado de disipar las dudas e incertidumbres que puedan surgirle al paciente sobre su intervención quirúrgica y los cuidados que deben realizar el día previo al ingreso. Para ello se realiza una explicación en imágenes, con la cronología y actuaciones durante los días de ingreso, entregando además folletos divulgativos sobre estilo de vida postquirúrgico y posterior al ingreso hospitalario», sostienen desde el Hospital.

Cada reunión informativa está estructurada en función de la unidad quirúrgica responsable de cada proceso. «Así, las unidades de cadera, rodilla, miembro superior, tobillo-pie-ortopedia infantil y raquis monitorizan los procesos asistenciales más prevalentes en sus áreas respectivas. Los procesos monitorizados en la actualidad son las prótesis totales de cadera, prótesis totales de rodilla, ligamentoplastias, artroscopias de hombros, prótesis de hombro, hallux valgus, metatarsalgias y artrodesis de columna. Actualmente, es el proceso de rodilla quien recoge la optimización de recuperación más elevada».

Los beneficios del programa, que se encuentra en trámites de acreditación como formación continuada, «son el avance en la seguridad del paciente, junto con una atención personalizada que mejora la calidad asistencial percibida por el enfermo. A ello se suma el fomento del trabajo multidisciplinar en equipo y la reducción de las estancias medias de los procesos asistenciales».