El Servicio de Neurocirugía del Hospital Virgen Macarena mantiene en estos momentos un nivel de actividad en torno a las 300 cirugías al año. Actualmente éste se encuentra integrado en la Unidad de Neurociencias de Sevilla dentro de un modelo de trabajo de asistencia provincial que comenzó en el año 2009, con la creación de las Unidades de Gestión Clínica Intercentros.

Gracias a este modelo de trabajo, cuenta en la actualidad con experiencia que necesitan alto nivel de capacitación como el raquis neurológico complejo y la charnela cervico-occipital con casi 100 casos; y prevé cerrar el año con mas de 350 intervenciones fruto del aumento de espacios quirúrgicos disponibles.

Innovación de modelo

A partir del 2011 y coincidiendo con la renovación de la jefatura de la Unidad, se inició un proceso de transformación en un servicio de alta especialización con el objetivo de ofrecer a los ciudadanos la mejor asistencia de calidad posible.

Para tal fin se decidió sustituir el modelo organizativo previo, que atendía un número escaso de procedimientos para patologías poco prevalentes, a un modelo orientado a las necesidades de los pacientes, en el que se opta por un modelo de hospitalización y evaluación neuro-quirúrgica general junto a áreas de alta especialización que se han distribuido en las tres áreas de trabajo de los servicios ubicados en el Hospital Infantil, Hospital de Rehabilitación y Hospital Virgen Macarena.

Gracias a las características del centro hospitalario Virgen Macarena, como la existencia de quirófanos especialmente adecuados para este tipo de intervenciones, dotación tecnológica y equipo profesional, la orientación quirúrgica fue dirigida a potenciar la cirugía de raquis neurológico complejo y la cirugía de la charnela cervico-occipital. Actualmente, el centro hospitalario asume un claro papel de liderazgo nacional en estas áreas.

La agrupación y reordenación de patología tan compleja ha mejorado sustancialmente indicadores de calidad tan relevantes como el tiempo medio de hospitalización, que permite a los pacientes regresar a su domicilio mucho antes, pasando de 18 días de estancia media a sólo 7 días; un bajo índice de desprogramación, y menor tiempo de espera para ser intervenidos.

 

Asimismo, ubicando cirugías protésicas en los quirófanos especialmente adecuados que el Servicio de Neurocirugía dispone en el Hospital Virgen Macarena se ha reducido de forma significativa la tasa de infección asociada a estos procedimientos en todos los  centros, lo que redunda en el bienestar de los pacientes.