El Distrito Macarena a través de la visita del Paje Real ha promocionado el acompañamiento a las personas mayores combatiendo de este modo la soledad. En fechas puntuales, vienen recuerdos a la cabeza, los sentimientos se intensifican y la ausencia de las personas que ya no están, se hace más evidente.

Sin embargo, esto no tiene que ser un motivo para no disfrutar de la Navidad, estas pueden ser fechas llenas de alegría y cariño. «La ilusión con la que esperábamos de pequeños estas fechas debe continuar, en la medida de lo posible, en las personas mayores, así, entre todos, debemos intentar que los mayores disfruten de las fiestas, de este modo hemos querido apoyar y mostrar nuestra solidaridad ofreciendo momentos de compañía a nuestros mayores con la visita del Paje Real» ha explicado la Delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón.

La visita del Paje Real ha llegado a las residencias que se encuentran ubicadas en la Ronda de Pío XII, San Eugenio y Gerón en la carretera de Carmona. Como relataba Sonia, Paje Real, «todos estaban preparados con sus cartas y sus deseos para el año que comienza que han sido amor, felicidad, paz y alegría para todos, una lección que nuestros mayores valoran por encima de todas las cosas, por eso Inés, Pedro, Luna, Dominga, Manuel, María, Rafael, Nemesia y tantos otros mayores que cada día son atendidos y conviven en estas residencias han agradecido y han acogido con la misma ilusión que un niño pequeño la visita del Paje Real».