El portavoz del Grupo Socialista, Juan Espadas, y la concejala Adela Castaño han visitado hoy la zona del distrito Macarena afectada por la ampliación de la zona azul aprobada por el gobierno de Zoido con los representantes de las asociaciones de vecinos Barqueta, Armonía, Macarena Tres Huertas, Virgen de la Esperanza, Glorieta Olímpica y El Cerezo, así como con los responsables de las intercomunidades de propietarios de Perafán de Ribera, Gustavo Adolfo Béquer y La Fontanilla. Durante la visita el portavoz socialista ha podido comprobar la «ausencia del consenso necesario» para implantar el estacionamiento regulado en superficie en siete calles durante los diez años que implica el contrato de privatización del servicio aprobado por la Delegación de Movilidad. «El gobierno de Zoido debe paralizar esta ampliación y la adjudicación del contrato de la zona azul hasta que haya el consenso necesario. No se puede tomar esta medida sin diálogo previo con todos los afectados, sin estudios técnicos que lo avalen, con un contrato que se adjudica por urgencia y en quince días y sin debatirlo ni siquiera en la Junta Municipal del Distrito», explicó Juan Espadas.

El portavoz socialista recordó que la asociación de vecinos Jiménez Becerril lleva años reclamando la zona azul en dos calles de la zona afectadas por el problema de los gorrillas. «Durante dos años y medio el gobierno de Zoido ha guardado silencio respecto a esta petición hasta el punto de que esta entidad solicitó una reunión al Grupo Socialista tras la que pedimos públicamente que se le diera respuesta y que se difundieran los estudios, si los había, para implantar la zona azul en estas vías. En este tiempo el gobierno de Zoido aprobó un plan de movilidad, que incluso presentó al Gobierno central, en el que no aparecía ni rastro de la zona azul en estas calles. Hasta que, de pronto, este mes de agosto se ha aprobado un pliego de condiciones para privatizar la zona azul para el que no se ha hablado con ninguna otra entidad y que incluye más vías de las que solicitaba la asociación Jiménez Becerril», explicó Espadas.

Ante «la falta de diálogo y de participación» el portavoz socialista reclamó a Zoido que paralice la ampliación de la zona azul hasta que haya «un amplio consenso con los vecinos». «El Grupo Socialista está de acuerdo con la existencia de calles con zona azul. Es más, consideramos que deben ser gestionadas de forma directa desde Tussam para que los beneficios que generen sirvan para mejorar la situación económica y el servicio que presta la empresa de transportes. Pero no se puede gestionar de esta forma. ¿Qué estudios se han realizado? ¿Por qué se aprobó un plan de movilidad que recogía unas calles y luego se han licitado otras? ¿Por qué se decide que se va a retirar la zona azul de las calles de Los Remedios porque se considera que no es adecuada para sus vecinos y sin embargo se implanta en la Macarena sin dialogar antes con las entidades?», se preguntó el portavoz socialista.

Espadas subrayó además que el pasado miércoles la Junta Municipal del Distrito Macarena, donde no se había debatido la implantación de la zona azul hasta que el PSOE presentó una propuesta en la que se pedía que no se llevara a cabo sin consenso, ha rechazado la propuesta de la Delegación de Movilidad. «Es evidente que no existe el consenso necesario para un proyecto que, según el pliego de condiciones, vincula a las calles de este barrio a la zona azul durante los próximos diez años», advirtió el portavoz socialista en referencia al acuerdo que obliga a que en caso de que se decida reducir el número de plazas se tendrán que buscar otras ubicaciones o incluso compensar a la empresa si se alcanza una situación de desequilibrio económico.