El próximo domingo 15 de junio, a las 13.00 horas, la medalla de la ciudad otorgada recientemente a título póstumo a Francisco Palacios «El Pali», será bendecida por el sacerdote y pregonero Ignacio Jiménez Sánchez en la Iglesia Parroquial de Santa María de las Flores y San Eugenio, ubicada en la Ronda de Pío XII esquina con la avenida de Miraflores. Asimismo, el coro parroquial colaborará entonando sevillanas de «El Trovador de Sevilla», tal y como lo denominó Antonio Burgos.

Un homenaje más a este artista por el que un buen número de familiares, amigos, seguidores y personalidades han reclamado durante más de dos décadas el «merecido reconocimiento». Son muchos los que han apoyado la causa y «gracias a estos gestos se ha podido conseguir este sueño», declara su sobrino nieto, José Antonio Palacios Ibáñez. Y es que el pasado año se cumplía el vigésimo quinto aniversario de la muerte de Francisco Palacios «El Pali», uno de los cantaores y compositores de sevillanas más importantes de todos los tiempos, y Sevilla aún mantenía esta «deuda» con el artista.

Una petición que se remonta a 1988, cuando tras morir «El Pali», se crea una comisión pro-homenaje «con el objetivo de conseguir el nombramiento de Hijo Predilecto de Sevilla, encabezada por Magdalena Ortega Miró, madre del artista». Una comisión que estuvo activa hasta 1995, cuando fallece la madre del cantaor. Hasta entonces, según argumenta Palacios, recogieron más de 15.000 firmas y 400 escritos de personalidades y estamentos públicos y privados de Sevilla.

Tras 25 años de su fallecimiento, el Consistorio otorgaba la medalla de la ciudad a título póstumo el pasado mes de mayo, y que fueron entregadas el 30 de mayo en la festividad de San Fernando. Un «broche perfecto para completar los actos y homenajes a su memoria organizados por familiares, amigos y seguidores del artista de El Arenal». Es una forma de «realizarle justicia a aquel que tanto amó, defendió y cantó a su ciudad. Más de 20 discos en los que con sus auténticas poesías realizaba unas peculiarísimas sevillanas con un sello y estilo inigualables», añade su sobrino.