El portavoz municipal socialista Juan Espadas y el concejal Juan Carlos Cabrera se han reunido hoy con la plataforma de asociaciones vecinales del distrito Macarena que están en contra de la zona azul y que llevan reclamando la paralización de la adjudicación del contrato y de las calles afectadas incluidas el pliego sin consenso ni consulta de ningún tipo desde hace más de un mes, «plazo que parece no ser suficiente para que el delegado de Movilidad los haya siquiera recibido y dado las explicaciones oportunas».

La plataforma, compuesta por más de 20 asociaciones, ha registrado hoy casi 1.000 firmas de vecinos y comerciantes, «prueba más que suficiente de que no ha habido diálogo, ni voluntad de que los vecinos puedan participar en una toma de decisión que afectará a la vida del barrio durante 10 años, como recoge el pliego que el Gobierno de Zoido ha querido adjudicar por la vía de urgencia».

En la Macarena, el Gobierno «incluyó sin estudio de movilidad que lo acreditara un total de 7 calles y 233 plazas de la zona más próxima a Torneo, aunque el conjunto afectado por la presión por los flujos de tráfico que generará la zona azul se extiende a la trasera del hospital Macarena, las calles residenciales del entorno, a las facultades universitarias y el parque de los Perdigones. Las firmas piden que se retiren por escrito las calles sobre las que no hay consenso y que están incluidas en el pliego que hoy se ha adjudicado».

El mismo escenario «de tramitación de espaldas a los vecinos, a los comerciantes, a los estudiantes y a los centros de trabajadores que se verán afectados, nos hemos encontrado en barrios donde está por ver que la zona azul venga a solucionar los problemas de movilidad que presentan», como es el caso de Nervión, Viapol, Pirotecnia o Bami, donde el PSOE ofreció incluso la posibilidad de que el Gobierno implantara una prueba piloto que permitiera medir la eficacia sin que se tomaran decisiones que «conlleven tener que asumir hipotecas durante 10 años», como explica Espadas. En todas estas zonas, los vecinos se han movilizado en la recogida de firmas y en la petición de paralización que la adjudicación que no ha tenido respuesta del Gobierno.