Los especialistas que colaboran en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama en los hospitales universitarios Virgen Macarena y Virgen del Rocío se dan cita hoy en la primera reunión que organizan para compartir novedades y experiencias en torno a esta enfermedad, de la que tratan cada año en torno a 700 nuevos casos, según apuntan fuentes hospitalarias.

El programa, que arranca a las 16.00 horas, incluye una primera mesa redonda sobre los «aspectos histológicos del cáncer de mama. En concreto, tratará la técnica del ganglio centinela y una nueva clasificación de estos tumores. Le sigue una segunda sobre los aspectos radiológicos, en la que se abordará el papel de las resonancias magnéticas nucleares (RNM) y las innovaciones en la Radiología convencional. Tras una pausa, los asistentes discutirán acerca de los nuevos tratamientos disponibles y sus indicaciones», explican.

Según las cifras, el cáncer de mama es la primera causa de muerte por patología tumoral en la mujer en todos los países occidentales. El diagnóstico temprano de esta enfermedad es fundamental no sólo para reducir su mortalidad sino también para poder actuar en sus fases iniciales y elevar la calidad de vida de las mujeres que lo padecen. De hecho, se estima que la detección precoz, cuando el tumor no está extendido ni evolucionado, eleva el porcentaje de curación hasta casi el 90%.

Por ello, «el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama, puesto en marcha por la Consejería de Salud en 1995, se ha centrado en lograr detectar tumores de este tipo en mujeres citadas para realizarse una mamografía. Así, ha diagnosticado de manera temprana cerca de un millar de cánceres de mama, lo que ha permitido mejorar en la mayoría de los casos el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos. Las unidades de cáncer de mama de ambos hospitales han intervenido el pasado año 710 tumores de mama y se han atendido 17.312 consultas entre primera visita y revisiones», afirman.