Si los niños aún no han entregado sus cartas para solicitar sus regalos a los Reyes Magos, aún están a tiempo de hacerlo en el barrio de la Macarena. La Asociación de Comerciantes de la avenida de Miraflores, de la Cruz Roja y León XIII acogen durante varios días al Cartero Real para que los más pequeños puedan hacerle entrega de sus peticiones para el día más esperado.

Así, ayer a las 17.00 horas de la tarde en el Mesón de la Espadaña, se presentó el embajador real de los Reyes Magos de Oriente, y hará lo propio durante hoy viernes 28 de diciembre por los comercios, de 11.30 a 14.00 horas, y de 17.30 a 20.30 horas junto al establecimiento Los Madrileños en la calle León XIII nº25. La próxima semana, el miércoles 2 de enero, el Cartero Real estará junto al establecimiento Floristería Los Ángeles, en la Avenida de la Cruz Roja nº 26, y con el mismo horario, mientras que el jueves 3 de enero se ubicará junto al Café Tarifa en la Avenida de Miraflores nº23 en horario de tarde de 17.30 a 20.30 horas.

De esta forma, mediante esta nueva campaña, se pretende «incentivar el comercio de la zona», al tiempo que los niños pasan un buen rato mientras el Cartero Real recoge las cartas que previamente han escrito a sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar para hacerles su petición y que sus ilusiones se vean cumplidas la noche del 5 de enero.

La Asociación de Comerciantes de La Avenida de Miraflores, de la Cruz roja y León XIII así como por el Gerente de los comerciantes junto con la colaboración de personas que regentan los comercios han puesto en marcha esta bonita iniciativa, la cual ha tenido mucha aceptación por parte de los niños que esperaban para hacer entrega de sus cartas, en mano, al Cartero Real.

Además, este personaje no estuvo solo. Lo acompañaba un grupo de cinco chicos con sus instrumentos musicales, trombón, trompeta y algunos más,  haciendo el pasacalles e interpretando una variedad de piezas musicales de diferentes estilos desde el clásico pasodoble el «Gato Montes» hasta el «A quien le importa» de Alaska,  para amenizar a los viandantes que pasaban por la Avenida.