Seis mujeres valientes vivieron ayer por la tarde en el Teatro Hogar Virgen de los Reyes una auténtica prueba de superación. Se convirtieron en modelos por un día para transmitir un mensaje positivo. Valor y mucha simpatía sobre el escenario para llevar a cabo el desfile de ropa interior y baño que cada año organiza la Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama de Sevilla (AMAMA) de la marca Anita. Y es que Montserrat, Feli, Carmen del Valle, Brigida, Luisa y Carmen Báez se convirtieron en las protagonistas de un evento ya «clásico» en Amama. Las prendas adquirían mayor relevancia y prestigio por quienes las lucían: seis mujeres, socias de la asociación, que han padecido cáncer de mama y a las que les han realizado una mastectomía.

En el backstage los nervios estaban a flor de piel. «Esto es un reto, y tratamos así también de ayudar a las demás, transmitir un mensaje de fuerza. Cuesta mucho pero estamos muy ilusionadas», explicaban minutos antes de salir a la pasarela. Sus caras reflejaban esa inquietud, pero también la garra y la vitalidad y, sobre todo, el orgullo y la satisfacción de dar un gran paso. «Con esto mostramos también que queremos ir a la playa», destacaban entre risas. «El calor de otras personas también te ayuda, te sientes comprendida», declaraban las modelos, con edades comprendidas entre los 31 y 64 años.

Y llegó la hora: luces, música y acción. Atrás quedaba cualquier traba psicológica y las dudas. Con soltura desfilaban provocando constantemente los aplausos y vítores del público, que abarrotaba el Teatro Hogar Virgen de los Reyes. Unas verdaderas estrellas que mostraban su cara más alegre y la posibilidad de sentirse guapas tras pasar por esta dura enfermedad. Los flashes no cesaban para inmortalizar este gran momento en sus vidas.

«Este desfile significa mucho para las mujeres de Amama. Son prendas especialmente diseñadas para ellas, para quienes han sufrido una cirugía radical. Y es un reto, una prueba para subir la autoestima. Demuestra que las mujeres están aquí para luchar y vencer el cáncer de mama. Estas mujeres son tan femeninas como cualquier otra mujer, son bellas, y pueden lucir sus cuerpos con bañadores adaptados para sus prótesis y sentirse libres», explicaba Carmen Carrillo, presidenta de Amama Sevilla. Y además de guapas, simpáticas, porque hicieron disfrutar a todo el público con su desparpajo en el escenario.

Al acto también asistieron representantes de los Hospitales Virgen Macarena, Virgen del Rocío y Valme, así como del Centro de Salud de Sevilla Este y de algunas hermandades de gloria. El escritor trianero Manolo Ortiz también estuvo presente con su mujer, socia de Amama, y con su último libro «Los ángeles de la sexta planta», una historia de superación de una joven periodista que también sufre la enfermedad. Parte de los beneficios de la venta de la novela irán destinados a asociaciones de mujeres afectadas por el cáncer de mama, por lo que se habilitó un stand en la entrada del Teatro para ponerlos también a disposición del público asistente. Tras el desfile, se celebró una rifa de varias prendas de baño de la firma Anita.