El renacimiento de la fábrica de vidrios La Trinidad va tomando forma. El Consistorio ha dado un paso más y esta mañana, a las puertas de este edificio en la avenida de Miraflores, ha confirmado que esta misma semana se ampliará el Plan Especial de Protección que incluirá las tres naves que lo componen. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha instado al delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, a realizar el trámite «cuanto antes, si hace falta en 24 horas, porque tenemos que ganar tiempo al tiempo para que sea una realidad en beneficio de la ciudad».

La plataforma Salvar la Fábrica de Vidrios La Trinidad ha recibido con satisfacción este nuevo impulso desde que en el año 2011, el pleno del Ayuntamiento de Sevilla -entonces el Partido Popular en la oposición- aprobara la protección de este entorno. «Es un recuerdo vivo y uno de los pocos vestigios que queda de la industria sevillana», apuntaba Zoido. Un conjunto que actualmente pertenece a la Junta de compensación y por cuya restauración esta plataforma lleva años luchando. Varios representantes del Consistorio, entre ellos la delegada del distrito Macarena, Evelia Rincón, y la delegada de Cultura y Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, se han reunido con ellos en el acceso a esta singular construcción pero, según ha explicado Zoido, «no hemos podido acceder porque los técnicos nos lo han desaconsejado por el riesgo que conlleva y por el número de personas aquí presentes».

El representante de la plataforma y presidente de la Asociación Histórica de Retiro Obrero, Basilio Moreno, afirmó que llevaban esperando esta visita desde hace tiempo pues «el Consistorio contrajo un compromiso con nosotros que hoy es una realidad». Asimismo, añadió que «éste es un primer paso para llegar al final, ya que la restauración de este espacio industrial que estuvo 100 años funcionando puede producir beneficios para Sevilla. Además del gran valor etnológico, puede ser un espacio de atractivo turístico para la ciudad y un motor económico importante para la avenida de Miraflores».

Según Moreno, «se trata de un espacio idóneo por la ubicación y belleza del edificio y se podría recuperar el arte del vidrio». Por su parte, el alcalde adelantó los posibles usos que podría tener este lugar una vez recuperado como «museo, organización de actividades culturales, en definitiva, un uso variado».