En estos días de junio, se suceden las fiestas de fin de curso en muchos centros escolares, donde los alumnos finalizan las clases con el acto de graduación. Todavía no son universitarios, pero la moda de graduarse se ha extendido entre los alumnos de sexto de primaria.

Se trata de un momento muy esperado durante todo el curso,  que tiene el objeto de desconectar de la rutina para emprender el próximo curso con más ganas. Hoy, en el colegio Pío XII, han dado un paso más, ya que finaliza una etapa muy importante y comienza otra: un nuevo ciclo en otro centro. Ya no coincidirán con algunos de los amigos que han hecho en este colegio, y son muchos los recuerdos.

La directora del centro, Yolanda, ha hecho alusión a todos estos años de aprendizaje que han repercutido positivamente entre los más jóvenes, agradeciendo la colaboración en todo momento de la comunidad educativa, el Claustro de profesores, el AMPA y todos los que han apoyado este proyecto a través de su esfuerzo en la educación de los niños y niñas, desde que entran, a las 7:30, hasta las 18:00 de la tarde.

También se ha hecho una mención especial al Distrito Macarena, por su colaboración en todo momento con las actividades que organiza el centro y por el interés mostrado en mejorar las condiciones del colegio a través de obras que, sin duda, han incrementado el valor del centro y ha servido para progresar en la labor docente.

El Distrito Macarena, contribuye en todos los actos organizados por los centros aportando la infraestructura necesaria para organizar estas fiestas de Fin de Curso y otro tipo de actividades, como las deportivas, y los medios formativos. Además, han sido más de 8 los centros que se han beneficiado de importantes obras de mejora que ya están disfrutando toda la comunidad educativa. Siempre por el bienestar de los niños y niñas.

De este modo los colegios Valdés Leal, Manuel Siurot, Arias Montano, Pino Flores, San José Obrero, Huerta del Carmen y Arias Montano, entre otros, han celebrado en este mes las fiestas de fin de curso. La directora dedicó unas palabras de apoyo, «a mis niños y niñas, para esta nueva etapa que comienza, cargada de recuerdos que dejáis. En nombre mío y de mis compañeros, esperamos que vengáis y nos hagáis visitas. El mejor medio para hacer a los niños mejores es hacerlos felices».

Los alumnos, mediante mensajes en sus camisetas, han mostrado también sus emotivas impresiones sobre tantos años en este colegio: «dejamos una etapa de nuestra vida  para comenzar otra llena de sorpresas, para conocer a otros profesores, aprender asignaturas nuevas… Es otro paso para ser mayores, más responsables, autónomos, tener experiencias y hacer amigos».

Estas fiestas posibilitan encuentros entre los distintos componentes de la comunidad educativa, como el profesorado, los padres y madres y el alumnado, favoreciendo la participación y la relación entre los miembros que la componen dentro de un clima festivo, además del desarrollo de las competencias educativas a través de actividades, estrategias. Se cumple así el objetivo educativo más importante: aprender disfrutando.